Nelson Mandela y la Copa Mundial de Rugby en Sudáfrica de 1995

Tomás Dvoretzky

Nelson Mandela, logró a través del Mundial de Rugby (1995-Sudáfrica), “unir” a su país, evitando así una guerra civil, la cual estaba en su casi inevitable inicio, debido a la segregación racial y el sistema del Apartheid, que mantenía a la mayoría de la población negra bajo el yugo de los Afrkáneers.

El Apartheid:

En Sudáfrica los blancos, en especial los Afrikáners tribu blanca de ascendencia holandesa, tenían el poder político en sus manos, desde fines del siglo XIX.Era la raza superior del Apartheid (que en lengua afrikáners, significa “segregación”).Podemos explicar el Apartheid, sintetizando las tres leyes basales, las cuales fueron aplicadas “formalmente “desde 1948. Estas tres leyes discriminatorias y de segregación racial fueron: “Ley de Servicios Separados”: por esta ley Sudáfrica estaba señalizada por letreros de “Slegs Blankes” (solo blancos) en aseos públicos, fuentes, cines, piscinas públicas, parques, paradas de autobús, estación de ferrocarril, etc.



“Ley de Areas de Grupo”: la cual prohibía que negros y blancos vivieran en la misma zona de las ciudades, la que hacia obligatoria la separación física entre la ciudad blanca y el distrito segregado negro.


   “Ley de inscripción de la población”: esta ley dividía en grupos raciales, blancos, mestizos, indios y negros, en orden descendiente de privilegios.


Nelson Mandela y su “estrategia reconciliación nacional”:

Tras 27 años de encierro, Nelson Mandela sale de prisión en febrero de 1990. Sus ideales de pacificación seguían intactos, por los cuales aspiraba a concretar la unión de su país.Para esto, junto a De Klerk (presidente en aquel momento) comenzó la negociación cuyo fin era el desmantelamiento del  Apartheid y la transición a una democracia multirracial. Pese a la complejidad del proceso ambos culminaron “exitosamente” las negociaciones, las cuales le valieron el Premio Nobel De La Paz, a ambos en 1993.Nelson Mandela ganó las elecciones presidenciales de 1994, convirtiéndose en el primer presidente negro, terminando con más de 300 años de dominio blanco.Desde ese cargo, puso en marcha una política de “reconciliación nacional” la cual  es manifestada por hechos. A continuación describiré, algunos de éstos hechos relevantes:

• Mantuvo en su gobierno a De Klerk, como vicepresidente.

•Atrajo hacia la participación democrática al díscolo partido Inkata  de mayoría Zulú.• Impulsó la redacción de una “nueva constitución” para Sudáfrica, que finalmente el parlamento aprobó en 1996.

• Inició un plan de reconstrucción y desarrollo mejorando el nivel de vida de los sudafricanos negros, es cuestiones como educación, salud, vivienda y empleo.

• Se oficializó la nueva bandera sudafricana, en la cual se sintetiza los principales elementos de todas las banderas anteriores del país. El diseño de dicha insignia coincide con el lema del escudo, “Pueblos diversos, unidos”.

• Mandela propuso que Sudáfrica tuviera dos himnos que serían interpretados, uno después del otro, en todas las ceremonias oficiales hasta los partidos internacionales de rugby. Ellos eran el Nkosi Sikelele, el himno de la Sudáfrica negra que expresaba el sentir de un pueblo que había sufrido durante mucho tiempo y anhelaba la paz y la libertad. Y el  Die Stem, antiguo himno de afrikáners.

• Mandela no se interpuso a la celebración de la Copa Mundial de Rugby de 1995 cuya sede había sido otorgada a Sudáfrica antes de la transición a la democracia en el país a pesar de que “ese deporte” era visto por los negros como una representación del racismo de parte de los blancos.

El equipo de rugby sudafricano como “mediador” de la Reconciliación Nacional:

 El camino hacia la paz no era sencillo, pero la oportunidad había llegado, el rugby debía ser el motor que impulsara la unidad sudafricana.El  desafío era descomunal, pero a la vez  posible de alcanzar por aquellos hombres gigantescos, los cuales debían conquistar a la población negra para que se sintiese representada por ellos. Y así desarraigar en los oprimidos, el símbolo de poder afrikáners, que representaban Los Springboks.El presidente Mandela sabía que uno de sus principales aliados debía ser precisamente la “propia selección de rugby”.Un año antes del mundial, se reunió con su capitán, Francois Pienaar, al cual le dijo: “Vamos a usar el deporte para la construcción nacional y para promover las ideas que conducirán a la paz y estabilidad en nuestro país”. Pineaar, con la mística que rodea a  todo capitán, se comprometió a trabajar en la idea para que se considere a los Springboks, en “compatriotas y amigos”.Es importante destacar la contribución valiosísima de Griffiths (como consejero delegado de la Federación de Rugby) y Morné du Plessis (como manáger del equipo para la copa del mundo). Del primero debemos resaltar el eslogan que inventó para la campaña de los Springboks, “UN EQUIPO, UN PAÍS “. Y a Du Plessis, el cual entendió perfectamente que su papel no debía limitarse a la logística, se comprometió fervientemente a que los  “jugadores comprendieran que NO estaban jugando sólo para la Sudáfrica blanca, sino para TODO EL PAÍS “. Para concretarlo se le ocurrió enseñar a los Springboks, a cantar la parte negra del nuevo Himno Nacional (el Nkosi Sikelele).En la víspera de” la final”, que habían logrado llegar los locales, los diarios reflejaban que “ la copa del mundo de rugby HA REFORZADO EN FORMA ESPECTACULAR LA RECONCILIUACION NACIONAL”, ya que en las calles predominantemente negras se vaciaban cuando jugaban los Spingboks ( sorprediendo a analistas, sociólogos e investigadores) y hasta se acuñó una nueva palabra sudafricana para llamar al equipo nacional: AMABOKOBOKO.Aquella tarde, en el estadio Ellis Park, contra los All Black; los Springboks se coronaron campeones mundiales, dando vida al slogan “ UN EQUIPO, UN PAIS” y a la frase dicha por Du Plessis en el túnel: “ Las cosas nunca volverán a ser igual”.Toda Sudáfrica admiraba a esos dioses, como lo eran Mandela y Pienaar, el anciano vestido de verde que entregaba la copa aquel joven también vestido de verde, que ese día fue “el jefe espiritual de la NUEVA AFRIKANEIDAD”.


Francois Pienaar (capitan de los Springboks) y Nelson Mandela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *