Newells ganó en Paraná, se aleja de la zona del promedio y se prende en la pelea por el torneo de la Superliga.

El equipo de Kudelka llego a Parana para enfrentar al siempre complicado Patronato con las expectativas de confirmar de visitante este promisorio presente de Newells. Gano un partido vital por la lucha de la permanencia frente a un rival directo y se instalo decididamente como protagonista del torneo.

Newells juega con una idea de juego clara, plasmada en el campo de juego por los jugadores que entendieron y asimilaron el mensaje inculcado por su entrenador, la lepra es un equipo serio, ordenado, que si bien no luce descollante, rinde en todas sus líneas y se ha convertido en un rival de cuidado para cualquiera.

Con la paciencia y ese orden indispensable Newells va consiguiendo buenos resultados, esta tarde logro quebrar una racha negativa afuera del Marcelo Bielsa, esta victoria de visitante puede generar en el grupo que conduce Kudelka la confianza necesaria para cumplir con la premisa del técnico, esa que habla de salir a ganar en cualquier estadio.,

Newell’s toma distancia de la zona roja del descenso y como consecuencia lógica de las buenas actuaciones, comienza a integrar la zona de vanguardia de una Superliga que está lejos por resolverse. Incluso el equipo de Kudelka tiene un partido pendiente con Independiente, que en caso de ganar, lo ubicaría en lo mas alto de la tabla de posiciones, impensado a priori por las urgencias de puntos que se habían convertido en una pesada mochila para la lepra.

El partido se jugaba en un campo de juego de reducidas dimensiones, habia muchas imprecisiones y permanentes disputas físicas por la tenencia de la pelota, hasta que a los 20 minutos Maxi Rodríguez saliendo del círculo central mete un pelotazo frontal buscando a Salinas, quien pugnaba la posición con Mancinelli. La pelota pegó en la espalda del defensor, el arquero Ibáñez quedó a mitad de camino, y el rebote le quedó servido al delantero leproso, quien sólo tuvo que empujarla con el arco libre.

Patronato sintió el impacto y de ahí hasta el entretiempo no pudo sobreponerse, ya que lució desorientado y sin articulación. Newell’s trató de no desordenarse para no quedar expuesto, y allí creció la figura de Julián Fernández, quien se hizo patrón en la cancha de Patronato.

También comenzó a gravitar la inteligencia de Maxi Rodríguez en la administración del balón en función de los espacios que comenzaba a dejar el local por su impotencia.

El segundo tiempo arrancó con un Patronato modificado, ya que Mario Sciaqua mandó al campo a Miloc y Rosales, quien fue justamente el que generó la primera jugada de riesgo que despejó Aguerre al córner.

Newell’s no se alteró con los embates entrerrianos, que partían más desde la impronta que de ideas claras. Hasta que apareció ese centro de Bíttolo a la cabeza de Albertengo para estampar el 2 a 0.

Enseguida entró Formica, y recibió un pase de Maxi al vacío dentro de área para convertir el tercero, alegría inmensa para el talentoso volante, quien regresaba de una lesión y se encontraba con un gol que le sirve para recuperar la confianza de volver a formar parte del primer equipo.

Luego hubo tiempo para el descuento de Tarragona que sirvió para decorar la estadística del encuentro en un final 3 a 1 para la visita. Ganó Newells con picos altos de rendimiento en Gabrielli, Gentiletti, Aníbal Moreno, Maxi Rodríguez  y Julián Fernández, a la postre, la figura del partido.

La lepra se aleja de la zona del descenso y toma aire abajo para encaramarse arriba, el equipo de Kudelka tiene argumentos validos para esperanzarse en hacer un gran torneo, por lo demostrado hasta ahora se ha ganado con creces el derecho de ilusionarse a pelear cosas importantes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *