Obesidad: Se necesitan cambios de hábitos para combatirla.

Números que preocupan. En los últimos 15 años la población con obesidad aumentó dos tercios: hoy afecta al 25% de los argentinos y el sobrepeso al 80%, con graves consecuencias para la salud cardiovascular.

El panorama presenta una duda: ¿hay que combatir la obesidad más agresivamente o atender más a otros factores de riesgo? 

En línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la mayoría de las sociedades médicas, la Federación Argentina de Cardiología (FAC) “promueve de manera activa desde hace años la concientización acerca de la necesidad de un cambio de hábitos en toda la sociedad”, afirmó el presidente de la FAC, Jorge Camilletti.

“Se necesita un cambio de hábitos desde la familia hasta las industrias y las instituciones del Estado, a fin de que desde la niñez y la adolescencia cada chico pueda tener el derecho a una alimentación saludable, ya que es esa la única manera de evitar la aparición de los factores de riesgo cardiovascular crónicos en la adultez, cuando en general ya es demasiado tarde”, planteó el especialista.

Si bien siempre hay una influencia de factores genéticos, el sobrepeso, la obesidad, la presión arterial elevada, la diabetes tipo 2 y el exceso de triglicéridos y colesterol en general son producto de años de una alimentación con exceso de grasas saturadas e hidratos de carbono y muy pocas frutas y verduras, un tipo de dieta que hoy por hoy constituye un factor común de toda la humanidad.

Esta forma de comer sumada a la falta de ejercicio físico se transformó en el “enemigo público número uno” de la salud cardiovascular que, hasta el momento, va ganando la partida por goleada: los infartos y ACV se convirtieron en la primera causa de muerte prematura y discapacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *