Padre Castricone: “La cuarentena es imposible en una casa precaria donde viven todos hacinados”.

El Padre Claudio Castricone realiza hace mucho tiempo un encomiable trabajo solidario en las barriadas más vulnerables de la ciudad de Rosario, con base en la Parroquia de Fátima del populoso barrio “Tablada”.

El cura nos cuenta la tarea que lleva adelante asistiendo a los vecinos en esta difícil coyuntura social, y donde hace hincapié en el trabajo que realizan los movimientos populares quienes “le están dando una mano muy grande” y recuerda el compromiso que exige el Papa Francisco para este momento cuando en una oración expresó que: “nos agarró la tormenta y en la barca estamos todos”, invitándonos a todos a un gesto de solidaridad, remarcó Castricone.

Y agregó que “en esta crisis también la clase media se ve afectada, pero resaltó que lo difícil es plantearle a la gente “quédate en tu casa” cuando los que están en situación de calle no tienen una”.

La situación en muchos barrios se ha tornado muy difícil, al respecto el cura expresó: Entre ayer y anteayer repartimos mas de 800 bolsones en la parroquia  y  a todos les decíamos que “te damos el alimento para que te quedes aislado”, es difícil decirle que se queden en sus casas cuando están hacinados y cuando no tienen un patio o cuando el patio es la vereda, el pasillo o la calle, suena linda la recomendación pero no se aplica para todos los lugares igual” reconoció con preocupación el sacerdote.

Sobre las enseñanzas que dejará esta pandemia, Castricone manifestó: “Nosotros si salimos indemnes de esta pandemia debemos empezar a pensar seriamente que mundo estamos construyendo, me gustaría que el gobierno de la provincia retome  el tema de urbanización, lo que era el Plan Abre o pónganle el nombre que quieran, eso ayudó a descongestionar nuestros barrios  para que se hagan calles” y reiteró: “La cuarentena es algo que todos tenemos que cumplir, pero no todos pueden hacerlo”.

El Padre de la Pastoral de Rosario retomó un tema que le aflige y preocupa: “Yo quiero quedarme con la clase más pobre, la cual nosotros llamamos el villero, el tema del aislamiento es prácticamente inviable, en la clase media si un integrante de la familia tiene un síntoma de la enfermedad se puede recluir en una pieza hasta que le lleguen los resultados de los análisis, en cambio en una casa precaria, donde viven todos juntos en un solo ambiente, eso es imposible, esto nos tienen que llevar a reconsiderar todo”, señaló.

Claudio Castricone reflexionó sobre las enseñanzas que nos tiene que dejar esta crisis sanitaria: “A mí me alegra cuando dicen que después de todo esto nos vamos a abrazar, nos vamos a besar porque uno empieza a valorar cosas que antes no valoraba pero si nos quedamos solo con eso, es un análisis muy superficial casi anecdótico de las cosas, Nos tenemos que replantear la salud pública, el sueldo de los médicos y de los enfermeros, queremos que regularicen a los profesionales que tienen una situación precaria , esos son los temas fundamentales que tenemos que encarar, si nos quedamos solo en recuperar los afectos es muy bajito el vuelo”, puntualizó.

El cura también se sinceró sobre el alcance de la ayuda alimentaría: “A los que están siendo asistidos hay que serles honestos, el bolsón de alimentos que entregamos solo les dura dos días,  aunque con las asignaciones y los planes sociales pueden ir zafando más o menos”, apuntó el padre.

En relación al bono de 10 mil pesos el sacerdote dio su opinión: “La gente me consultaba cuando les dábamos los bolsones, si este bono será cierto o será una bomba de humo para calmar a la gente, yo espero que no y que lo cumplan para que no quede en nada,  porque esa gente esta mal de enserio”.

Para terminar Castricone dejó un mensaje sobre el nuevo escenario mundial que va a generar la pandemia del Covid-19: “Esto implica un nuevo orden mundial, porque el capitalismo y el liberalismo han mostrado sus grandes falencias, el Fondo Monetario Internacional debe salir a ayudar a todas las economías del mundo que están en problemas, es momento para que las personas sean mas importantes que las economías”, concluyó.

3 thoughts on “Padre Castricone: “La cuarentena es imposible en una casa precaria donde viven todos hacinados”.

  • 30 marzo, 2020 at 6:55 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con el Padre Castricone . Sólo quien camina con la gente en esa situación los puede comprender y conocer. Y hay que pensar en aceptarlos , amarlos y en el futuro que vivamos todos mejor. Hay que mejorar sus barrios. Y mejorar su situación. Y actuar sobre el personal sanitario que es el que da la cara

    Respuesta
  • 31 marzo, 2020 at 5:18 pm
    Permalink

    Estámos atravesando un mal momento el cuál hay que estár más unidos que nunca para poder salir adelante..Tenemos que dar una mano más que nada a la gente que más ayuda necesita en éste momento és aquella humilde de bajos recursos,la cuál depende de planes sociales xq no tiene un trabajo o si lo tiene no le és suficiente como para mantener una flia..x eso hay que saber escuchar,comprender pero sobre todo ayudar..Sé que és fácil decirlo pero sabemos que la unión hace a la fuerza…x eso sé solidario y vas a ver como Dios te bendice..

    Respuesta
  • 1 abril, 2020 at 2:33 am
    Permalink

    Concuerdo en casi la totalidad de sus expresiones, padre, como siempre. Me siento muy interpelado por la situacion que viven los hermanos de las barricadas. Quiera Dios que después de esta vivencia podamos patentizar como comunidad (no sólo esperando que es estado se haga cargo) la ayuda a los que menos tienen. Lo que no me queda claro, cuando usted habla de nuevo orden mundial, es si se refiere a una nueva mirada de los esquemas económicos como un anhelo, o a la conspiración orquestada por los poderosos del mundo inspirados en Fukuyama? Porque en ese nuevo orden, los pobres no cuentan…..

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *