Papelón de Newell’s en Copa Argentina

La crónica de este partido hay que armarla de atrás para adelante, comenzar por el final, con el partido suspendido por los lamentables incidentes que se suscitaron en la tribuna del estadio 15 de abril colmada de hinchas leprosos.

Cuando faltaba jugarse los 5 minutos que otorgo el árbitro del partido como descuento, la imagen de la hinchada de Newells rompiendo el alambrado y generando disturbios (pudo verse dos agentes policiales con sangre en sus rostros por haber recibido el impacto de algún proyectil) es una postal falaz del momento del club.

El resultado deportivo en esta ocasión pasa a ser un dato anecdótico, lo importante es lo que deja esta derrota, las heridas que quedan abiertas, el futuro de Newells tirado sobre la mesa de una ruleta donde parece que todo vale.

Newell’s arrancó el partido con la calma de saber que en algún momento del encuentro, la superioridad existente en nombres propios de ambos planteles y la diferencia de categorías,  iba a jugarle a favor.

Ni una cosa ni la otra, la lepra dio la sensación desde el principio de ser el equipo que milita en el federal A. La defensa del conjunto de Bidoglio otorgó durante el primer tiempo toda clase de ventajas. Callegari y Fontanini nunca pudieron contener a Herrera, ni a los volantes de Villa Mitre de Bahía Blanca que llegaban por los costados.

La lepra solo mostró como credencial en esa etapa, un pelotazo largo de Maximiliano Rodríguez para la entrada de Joaquín Torres que obligó a una salida arriesgada al arquero de Villa Mitre, poco muy poco.

No sorprendió entonces que el equipo de Bahía Blanca marcará la apertura del marcador, Carlos Herrera dentro del área con un remate derrotó totalmente a Aguerre

Antes del segundo gol de Villa Mitre,  tuvo un par de aproximaciones mas contra la valla de Newell’s, que por poco no terminaron en conquistas. El segundo gol llegó por intermedio de un gran remate desde afuera del área de Leonardo López, que la clavó contra el ángulo derecho de Aguerre.

Dos a cero se fueron al vestuario, la lepra se llevo a la charla del entretiempo todas las dudas, mucha tarea para el entrenador que no pudo darle en esa primera etapa, identidad de juego a su equipo, que dio la sensación de estar perdido en la cancha.

Para el complemento Newells metió dos variantes, Formica e Insaurralde al campo de juego por Figueroa y Nadalin, línea de tres y a jugársela entero para cambiar el rumbo del partido

Antes de los diez minutos la lepra llegó al descuento, combinación de Cacciabue para Alexis Rodríguez,  que de manera poco ortodoxa con un puntinazo derrotó al arquero de Villa Mitre.

Pero ese envión que trajo desde el vestuario y con las variantes, no duro demasiado, poco a poco el conjuntote Bahía Blanca volvió a emparejar el encuentro. Newells igualmente estuvo a tiro del empate mediante un remate de Formica que el arquero mando al corner y un cabezazo de Fontanini que el mismo portero conjuro con acierto.

Villa Mitre en un par de contragolpes, aprovechando las ventajas absurdas que entregaban los volantes de contención y los defensores de Newells, por muy poco no terminaron en la tercera conquista del conjunto de Carlos Mungo.

Después la historia ya contada en el arranque de esta nota, el partido suspendido, la derrota consumada, los temores por una sanción por los incidentes, la continuidad del técnico hecha trizas y un futuro que se presenta complicado y muy difícil.

Newells perdió más que un partido, ni siquiera es necesario analizar otra oportunidad dilapidada en Copa Argentina, ni abrir cuestionamientos sobre el impacto que genera la caída contra un equipo del Federal A, lo que no que puede volver a repetirse es la imagen vergonzosa,  que quedo flotando en el final,  lastimando su presente,  esta tarde de domingo en Santa Fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *