Por la crisis la confederación de bioquímicos analiza suspender servicios de análisis clínicos en laboratorios.

La presidenta de la Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (Cubra), María Alejandra Arias, dijo este miércoles que el sector atraviesa “una grave situación económico-financiera, que podría concluir en la suspensión del servicio en pocos días más si es que el Gobierno no da respuestas a reclamos concretos como, por ejemplo, que sus insumos dolarizados sean eximidos del Impuesto al Valor Agregado (IVA)”.

“Hemos solicitado al Poder Ejecutivo Nacional que se exima del pago del IVA a los productos sanitarios para diagnóstico in-vitro (IVD), que incluye reactivos, instrumentos, aparatos, equipos, descartables y todo lo necesario para el funcionamiento de los laboratorios de análisis clínicos, la mayoría de origen extranjero, por lo que se han incrementados sus costos de manera desorbitada”, aseguró la titular de la entidad.

Admitió, en el comunicado la entidad que agrupa a unos 7 mil bioquímicos y más de 4500 laboratorios de análisis clínicos de todo el país, que el sector está en emergencia y explicó que “muchos proveedores no entregan los insumos o lo hacen sin precio o al valor dólar del momento, lo que provoca más incertidumbre”.

“La depreciación de los aranceles, la inflación, la suba del dólar, la devaluación de la moneda, la falta de respuesta de los financiadores, el estiramiento en la cadena de pagos, el crecimiento del gasto, la atomización de los ingresos, la concentración de infraestructura y las tasas elevadas, ponen en jaque a los laboratorios, desfinanciándolos y llevándolos al borde de la quiebra, lo que hace que la situación del sector sea insostenible”, afirmó.

A modo de ejemplo, Arias explicó que tanto el año pasado como este, el Pami (una de las obras sociales más importantes en cuanto a cantidad de afiliados) incrementó el valor de los aranceles en porcentajes muy inferiores en relación con la inflación, generando el desfinanciamiento de una importante cantidad de laboratorios.

“Según el Indec la inflación del año pasado fue del 47,65 % y el aumento otorgado por el Pami fue del 38, teniendo en cuenta que la última cuota del aumento fue del 3 por ciento y lo cobramos en agosto de este año. A julio pasado, la inflación ascendió al 54,39 por ciento y el aumento sólo del 32 por ciento. Lamentablemente, si esto sigue así, en pocos días más los bioquímicos del país no podremos seguir brindando el servicio”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *