Por “vicios esenciales” en la sentencia, vuelven a juzgar a los condenados por un crimen.

Los condenados por el crimen de un abogado en 2005 serán otra vez sometidos a juicio, luego de que el Tribunal de Casación bonaerense anulase la sentencia. Los familiares de la víctima temen que los condenados recuperen la libertad.

Cinco personas que fueron condenadas por matar en 2005 a un abogado en el partido de Esteban Echeverría serán sometidas a un nuevo juicio desde el 27 de noviembre próximo luego de que el Tribunal de Casación bonaerense anuló la sentencia por considerar que tiene “vicios esenciales” y la familia de la víctima teme que los acusados recuperen la libertad.

“No queremos que esto sea un caso más del país en donde todo termina en la nada. Estos tipos nos arrebataron a mi viejo, nos quisieron destruir, y la peleamos muchísimo, especialmente mi vieja, para llevar a cabo el juicio”, dijo a Télam Ariel Mantelman, hijo de Jorge Mantelman, asesinado de un balazo en la cabeza en un crimen por encargo.

Según el joven, el nuevo juicio se llevará a cabo el 27, 28 y 29 de noviembre en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora, el mismo que dictó sentencia en junio de 2011, la cual fue anulada de oficio en diciembre pasado por el Tribunal de Casación bonaerense.

“Casación hizo saber que la sentencia por parte de los jueces teóricamente tiene algunos baches”, sostuvo Mantelman hijo y agregó: “El que ideó el plan murió en la cárcel; quedan otros cinco, uno de ellos con prisión domiciliaria y otros cuatro presos.”

El acusado que falleció en prisión era Luis Salsamendi, ex cuñado de la víctima y dueño del estudio jurídico para el que Mantelman había trabajado. Según el hijo del abogado asesinado, Salsamendi encargó el crimen de su padre porque le debía dinero.

Este acusado fue condenado a prisión perpetua al igual que Pablo Mattano, Walter Isla, Jorge Leiva y el pai umbanda Luis Duré; en tanto que José De Marco recibió una pena de 25 años y recibió el arresto domiciliario.

A los seis se les atribuyó el delito de “homicidio calificado por promesa remuneratoria con el concurso premeditado de dos o más personas”.

“Armaron un plan para matarlo”, sostuvo Mantelman hijo, cuya familia estará representada en el nuevo juicio por el mismo abogado que actuó en el primero, Ricardo Bois.

De acuerdo al fallo por mayoría de Casación, firmado por los jueces Fernando Mancini, Ricardo Borinsky (en disidencia) y Daniel Carral, “resulta evidente que, en ausencia de elementos directos de comprobación, el tribunal comprobó los extremos de la imputación mediante indicios”.

“(…) hay elementos de prueba cuyo ensamble fue llevado a cabo anárquicamente, sin que entre ellos pudiese descubrirse un hilo conductor”, indicó Mancini, quien recordó que el voto del juez del TOC 3 de Lomas, Marcelo Dellature, fue en el que se basaron los otros dos magistrados para dictar sentencia.

Sin embargo, para el magistrado de Casación, ese voto “carece de un razonamiento lógico que permita arribar sin fisuras a la conclusiones allí expuestas”.

“El recorrido sentencial está claramente apartado de las leyes que rigen el pensamiento lógico, desde que la prueba reseñada por el sentenciante, como cimiento de su razonamiento, está constituida por un sinuoso camino de débiles presunciones que sólo llevan a otras de igual naturaleza”, opinó.

Para Mancini, “el fallo ostenta una generalización apresurada al inferir una conclusión general a partir de datos insuficientes, dando lugar a una errónea inducción que lo descalifica”.

También indicó que para él, la sentencia “presenta visos de factibilidad, aparenta ser lógicamente convincente, pero no lo es”, por lo que propuso dictar la nulidad “de oficio” del mismo y que se realice un nuevo juicio.

“(…) la nulidad del juicio obedece a la la existencia de vicios esenciales de su pronunciamiento referidos al cumplimiento de las disposiciones legales y constitucionales que garantizan la debida motivación de las sentencias”, afirmó.

A su turno, el juez Borinsky votó por la negativa ya que no encontró “vicio lógico” en el razonamiento del veredicto.

La investigación se inició el 31 de marzo de 2005, cuando Mantelman fue encontrado asesinado de un balazo en la cabeza dentro de su Fiat Siena, en la Ruta 4 y la calle Espora, de la localidad de Villa Transradio, de Esteban Echeverría, en el sudoeste del conurbano.

A partir del análisis de los llamados telefónicas y de declaraciones de testigos, los imputados fueron detenidos entre abril y junio de 2007.

El último fue De Marco, a quien apresaron en la localidad española de Calahorra, en el norte del país ibérico, y que en su tratado de extradición acordó que no podía recibir una pena superior a los 25 años. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *