“Profunda preocupación” de España por el estancamiento del diálogo en Venezuela.

El canciller español, Josep Borrell, abogó por una solución pacífica y negociada a la crisis venezolana que desemboque en elecciones democráticas.

Borrell, quien participa en Nueva York de la 74 Asamblea General de Naciones Unidas, participó en una reunión entre el Grupo Internacional de Contacto (GIC) sobre Venezuela, formado por países europeos y latinoamericanos, y el Grupo de Lima, celebrada en la sede de la delegación de la Unión Europea.

Allí, el jefe de la diplomacia española subrayó que la salida a la crisis “debe producirse a través de una vía pacífica y negociada entre venezolanos que conduzca a la celebración de elecciones presidenciales anticipadas con las debidas garantías democráticas”, según un comunicado del Ministerio español de Exteriores, que publica EFE.

Toda negociación en este sentido “debe necesariamente contar con la participación de las fuerzas mayoritarias de la Asamblea Nacional, como institución legítima democráticamente elegida por los venezolanos”, señala la nota.

Borrell también conversó con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, y con Julio Borges, responsable diplomático del líder opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea de Venezuela y reconocido como presidente interino por más de cincuenta países.

A ambos Borrell les transmitió la preocupación de España por la paralización del proceso de Oslo, una iniciativa que dejó “propuestas concretas que deberán tomarse en cuenta como punto de partida para la necesaria reanudación de la negociación”, recoge el comunicado de Exteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *