Realidad disociada: Gente/Política. Candidatos de Cambiemos y un mal momento en barrio rosarino

José Corral precandidato a gobernador, Roy López Molina precandidato a Intendente, Anita Martínez acompañaban a Rogelio Frigerio de visita por Rosario para brindarle apoyo a los candidatos del espacio en Santa Fe.

Es un contexto difícil para hacer política y sobretodo para tratar de explicarle a la gente lo inexplicable, porque no se hicieron mejor las cosas desde el gobierno para que la gente pueda vivir con mayor dignidad, sembrar allí esperanza resulta inapropiado, más aún si cuando el vecino que forma parte de la recorrida de agenda, la pelea a diario y tiene como única expectativa de vida; la supervivencia.

Los dirigentes oficialistas se trasladaron hasta la zona sur rosarina, más precisamente al barrio Deliot. En su recorrida, los funcionarios buscaban explicar las futuras políticas que eventualmente  implementarán tanto desde el gobierno nacional como desde el provincial y municipal.

La visita comenzó con una improvisada conferencia de prensa de apenas 10 minutos, en la que el ministro Frigerio expresó que “por la difícil coyuntura” se necesitan “medidas que alivien el bolsillo”. Además señaló que “la inflación y la inseguridad” son hoy los principales problemas que sufren los santafesinos.

Por su lado el intendente de Santa Fe, José Corral, profundizó en el “flagelo del narcotráfico” y en la “altísima tasa de delitos” que tiene hoy la provincia. “Esta es la principal preocupación de la gente”, dijo convencido.

Cuando parecía que terminaría como una recorrida más de las tantas que realizan los políticos en tiempo de campaña, el clima comenzó a tomar temperatura.

A metros de allí, una vecina contradijo al candidato a gobernador. “No tienen vergüenza. Acá la gente se muere de hambre”, repitió en varias ocasiones mientras se desarrollaba la rueda de prensa.

Vano fue el intento de Corral para calmar las críticas de la señora. La vecina no lo dejó hablar y le dijo que eran “todos unos sinvergüenzas por hacer campaña en medio de tantas necesidades”. Al ver que la situación era tensa, Corral se retiró y se sumó a Frigerio, que en ese momento dialogaba con otra vecina.

La irritada vecina alcanzó a descargar toda su bronca y continuó diciendo: “A mí no me paga nadie. Yo digo lo que veo, la gente no tiene qué comer. Se nos hace cada vez más difícil sentar a los chicos en una mesa. Estos son unos caraduras. No se les cayó una sola idea en tres años de gobierno. Es tristísimo lo que está pasando”.

La señora trabaja como costurera y vive desde hace varias décadas en barrio Deliot. “Yo laburo, pago absolutamente todo, yo siento la crisis, pero yo estoy grande. Veo cada vez más jóvenes sin trabajo y cada vez más chicos con hambre. Da bronca que esta gente se aparezca acá como si nada estuviese pasando”, remarcó.

Ya más distendida, la vecina finalizó diciendo: “Yo estoy en una iglesia, la Iglesia Nuestra Señora de la Salud donde veo a la gente cómo llora, cómo está triste, hay gente que no tiene laburo, que le pasa de todo. Entonces no se coman el verso, esto que dicen no es verdad”.

Luego del mal trago, los dirigentes de Cambiemos se retiraron, acompañados de efectivos que estaban presentes de civil y la custodia personal del ministro Frigerio.

Se habla tanto en épocas de campaña, el procelitismo lleva a los dirigentes a ofrecer hasta la imposible de cumplir, por eso la gente se ha vuelto totalmente escéptica, descreen de las promesas de los candidatos porque consideran, con razón, que la mayoría jamás cumplirá con lo que prometen, pero íntimamente siguen atesorando la esperanza que alguna vez esto cambie, saben, quizás, que la buena política es otra cosa.

Fuente: El Ciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *