Rechazan la recusación del fiscal que imputó al jubilado que mató a un ladrón

Un juez rechazó un pedido para apartar al fiscal que investiga al jubilado Jorge Ríos por el crimen de uno de los ladrones que lo asaltó en su casa de Quilmes el pasado 17 de julio, al considerar que no existió un trato “humillante” o “degradante” hacia el imputado, informaron este martes fuentes judiciales.

La resolución que confirma al fiscal Ariel Rivas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Quilmes al frente del expediente fue firmada ayer por el juez de Garantías 2 de ese departamento judicial, Martín Nolfi.

“Las circunstancias expuestas no alcanzan para encaminar la cuestión hacia la extrema solución propuesta por los defensores (Fernando) Soto y (Marino) Cid Aparicio, no logrando los extremos invocados contra el Fiscal de la causa patentizar un humillante o degradante trato al procesado Jorge Ríos, ni una pérdida de la objetividad que le es impuesto en su desempeño”, escribió el magistrado en la resolución a la que accedió Télam.

Al hacer el planteo, los abogados Soto y Cid Aparicio habían pedido la recusación del fiscal en base al presunto “incumplimiento de la Convención Interamericana Sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, a la restricción al acceso y control de pruebas, y a la omisión de acciones concretas de investigación penal”.
Sin embargo, el juez Nolfi rechazó todos los argumentos y confirmó al fiscal al frente del expediente.

“No se advierte, en fin, que el Sr. Agente Fiscal Dr. Ariel Rivas haya actuado de la manera que le atribuyen los incidentistas, no existiendo circunstancias que evidencien que estemos frente a una preocupación legítima con base en fundamentos serios que identifiquen que el temor o dudas sobre su proceder resulta razonable; por el contrario, estimo que nos enfrentamos a un injustificado intento de remover a quien fuera legalmente designado para investigar los hechos”, señaló Nolfi.

Soto, uno de los defensores de Ríos (71), anticipó hoy a Télam que apelará esta resolución e insistirá con la recusación del fiscal “hasta llegar a la Corte si es necesario”.

“No podemos permitir que este fiscal, y ahora este juez, sigan con la investigación. Nunca vi un maltrato semejante para un hombre de 71 años. La patología que tenía Jorge se agravó con toda esta situación de su detención y podrían haberle ocasionado la muerte”, afirmó Soto, quien agregó que más allá de cómo continúe el trámite de la recusación también evalúa junto a su colega Cid Aparicio “denunciar penalmente al fiscal Rivas por mal desempeño de sus funciones”.

Ríos estuvo 12 días detenido, primero en una comisaría y luego con prisión domiciliaria, hasta que el fiscal pidió el cese de su detención por el estado de salud del imputado y porque advertía que no había riesgos procesales de fuga o entorpecimiento de la investigación.

El hecho:

El herrero jubilado está imputado por el “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” de Franco Martín Moreyra (26), alias “Piolo”, uno de los cinco ladrones que, según la investigación, la madrugada del 17 de julio entraron a robar tres veces a su vivienda de la calle Ayolas al 2700, en Quilmes Oeste.

Ríos fue sorprendido mientras dormía, golpeado e intimidado con un destornillador por los asaltantes, por lo que extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y les efectuó varios disparos con los que los hizo huir.

En las imágenes de las cámaras de seguridad que registraron el episodio -y son prueba clave en el expediente-, se ve que uno de los ladrones, luego identificado como Moreyra, quedó rezagado del resto de la banda porque estaba herido en un tobillo y trató de huir rengueando hasta que cayó a la vuelta de la esquina.
En los mismos videos se ve que Ríos salió armado de su casa y alcanzó a Moreyra, lo pateó y, aparentemente, le disparó y lo mató de dos balazos, según determinó la autopsia.

Mientras que para el fiscal, el hecho se divide en dos, donde en una primera parte Ríos fue víctima de un asaltoy en otra salió a buscar al ladrón y lo mató cuando ya no representaba ningún riesgo, para la defensa, se trató de un caso de “legítima defensa privilegiada”.

Por el asalto al jubilado, la policía ya detuvo a los cuatro presuntos cómplices de Moreyra en el asalto, identificados como David Ezequiel Córdoba (25), Cristian Chara (23), Martín Ariel Salto (27) y Claudio “El Enano” Dahmer (27).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *