River goleo a Newells y lleno de dudas su presente.

Newells llegaba al monumental con las buenas sensaciones de la victoria frente a San Martín de San Juan. Pero en la primera pelota parada en contra, tras un corner ejecutado por Ferreira encontró la cabeza de Martínez Quarta, con la defensa leprosa marcando muy mal en zona, para marcar el primero para River.

Newells se desordeno, perdió el eje del partido, al rato un desborde de Mayada, centro pasado, la defensa de Newells a contrapierna y Matías Suárez apareció solo por el segundo palo para sellar el segundo tanto.

Newells deambulaba en el campo, pero el partido le dio una oportunidad, salio mal Rojas con la pelota se la robo Formica, pase a Fydriszewski, se la cedió a Alexis Rodríguez, quien venció totalmente a Armani.

Pero River siguió desnudando todos los defectos del equipo de Bidoglio, un tiro libre de Ferreira sobre la izquierda, termino en el fondo del arco de Aguerre, puntería del joven volante de River y complicidad del arquero de Newells para consumar el tercero millonario.

El segundo tiempo encontró a Figueroa en la cancha en lugar del polaco Fydriszewski, pero todo siguió siendo de River, el equipo de Gallardo manejo el partido a su antojo, las diferencias en el planteo del partido y jugadores,  entre ambos planteles fue abismal.

Hubo tiempo para el cuarto de River, infracción sobre el juvenil Ferreira que Ignacio Scocco transformo en gol. El partido en ese instante perdió su sentido. Había un conjunto que sabia que hacer y otro, tirado en el campo de juego. Hubo tiempo para el descuento de Luís Leal que solo sirvió para decorar el resultado final.

El Newells de Bidoglio recibió la dureza de un baño de realidad ante un equipo que fue muy superior, el invicto estaba sustentado hasta ahora,  por las ganas de un equipo que resistió cada partido sin sobrarle nada, esta durísima derrota seguro disparara todas las alarmas, en un momento tan complejo de la lepra por las urgencias de sacar  puntos,  esto llenara de dudas su presente y sus hinchas  volverán a convivir con la angustia de un futuro que pinta nuevamente incierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *