Rosario esta en emergencia alimentaría según la Iglesia y las Organizaciones Sociales

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, tomó personalmente el pedido de las organizaciones sociales y sindicales que participan de la Mesa de Encuentro por la Emergencia Social y le solicitó una audiencia a la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley. La solicitud llega luego de un año de diálogos infructuosos pidiendo un incremento de ayuda alimentaría para los comedores comunitarios.

La ayuda alimentaría, e incluso la declaración de la emergencia a nivel local y provincial, viene siendo un reclamo de las organizaciones desde el año pasado. En el último encuentro de la mesa, que se realizó hace cinco meses, se esperaba a funcionarios nacionales de primera o segunda línea, pero vinieron representantes “sin capacidad de decisión”.

En ese cónclave, el pedido central fue el incremento del monto de la Tarjeta Única de Ciudadanía (TUC), que en ese momento estaba en apenas 300 pesos y que continúa en el mismo monto.

El titular de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) e integrante de la Mesa de Encuentro por la Emergencia Social, Eduardo Delmonte, insistió ayer en que la situación en los últimos meses “se agravó terriblemente”, señaló que en los barrios “la gente esta desahuciada” y anticipó un plan de lucha para las próximas semanas (ver aparte).

“Desde que se negó el aumento de la TUC, estamos con las manos vacías”, remarcó ayer el titular de la Unión de Almaceneros, Juan Milito, que también integra el espacio y que recordó que la negativa corrió por cuenta tanto de los funcionarios nacionales como provinciales, ya que la ayuda depende de ambos.

En un año la CCC pasó de tener una treintena de delegados en los barrios a tener 70. “Que seamos muchos más, significa que cada vez más gente se acerca con sus necesidades y sus demandas”, remarcó Delmonte.

La carta con el pedido de audiencia a la ministra firmada por el arzobispo está fechada el 21 de abril. Allí le recuerda a la funcionaria nacional que la Mesa de Encuentro por la Emergencia Social tiene en la Pastoral Social del Arzobispado de Rosario un “ámbito de diálogo”.

El arzobispo remarca que la audiencia se sustenta en “la necesidad de una «cultura del encuentro» tal como nos la reclama la realidad social”, y queda a la espera “de una respuesta favorable”.

Las organizaciones que integran el espacio recalcan que “la crisis social y alimentaría es cada vez más grave”, y se profundiza por el impacto de la inflación, el incremento de los precios de los alimentos y el desempleo.

“El que ya no tenía trabajo, ahora se quedó sin changas y está jodido; pero además hay gran cantidad de gente que tenía trabajo, obreros de fábricas y metalúrgicos, que fueron despedidos. No saben qué hacer; les jodieron la vida para siempre porque no se levantan de esta”, detalló Delmonte a la hora de trazar un panorama de lo que sucede en los barrios rosarinos.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *