Rosario la madre de todas las batallas.

A casi dos meses de las pasos, a fines de abril, las cosas están planteadas dentro de escenarios muy particulares, En el Frente Progresista las cartas están puestas sobre la mesa, la interna entre Verónica Irizar y Pablo Javkin viene movidita, en la estrategia de campaña contraponen allí, la necesidad de valorar virtudes nuevas en oposición al reconocimiento de atributos ya conocidos.

Estos últimos días pudo verse en infinidad de paredes de la ciudad afiches de Irizar junto a Antonio Bonfatti, con Miguel Lifschitz  y hasta con Mónica Fein, una inversión importante la realizada tratando de instalar a la concejala en la preferencia de la gente, los números parecen no ser demasiados condescendientes con sus expectativas en esta disputa interna.

Pablo Javkin cambio la imagen, usa corbata, y viste mas formal, organiza amplias recorridas por distintos puntos de la ciudad, habla con el vecino, metido de lleno en el ruedo, sabe muy bien que la pelea será voto por voto y sale a buscarlos con un discurso simple y apostando a la buena imagen que tienen de él los rosarinos mas allá de la bandera política que hoy representa.

La incertidumbre que sobrevuela cada acto de campaña en esta interna del partido oficialista,  pasa por saber si el apoyo de Miguel Lifschitz se traducirá en hechos concretos de presencia en territorio con Verónica Irizar o terminara en el puntual acompañamiento de su foto en una cartelera en la vía publica.

En el espacio del actual gobernador de la provincia, aspiran a obtener una contundente victoria con la lista de diputados provinciales con una importante cosecha de votos, lo que le permitirá a Miguel llevar a un nivel superior sus ganas de formar parte de un proyecto nacional en las elecciones de octubre próximo y que lo tenga como principal protagonista.

Por esa razón aunque no lo hagan publico, en las entrañas del socialismo establecen prioridades, aspiran a tener mayoría en la futura constitución de la cámara baja provincial, y apuntan todas sus energías a mantener el control de la ciudad de Rosario, un bastión que necesitan para demostrar fortalezas, por lo que no descartan que el actual mandatario de Santa Fe se mantenga al margen de la pelea interna, su relación con Javkin es buena y no vería mal, un triunfo suyo en la contienda previa.

En el Peronismo todo esta mas tranquilo,  Roberto Sukerman transita los días afianzando su estructura, se lo ve activo, de buen humor, las encuestas lo miman, le otorgan credibilidad a su aspiración de ser intendente.

El punto negativo en su presente es la falta de una competencia interna, las quejas hacia adentro giran en torno a la falta de habilidad de los estrategas del espacio para convencer a Grandinetti y a Monteverde en participar.

El ex periodista rechazo la invitación de Perotti, sus pretensiones no fueron convenientemente atendidas, hubo muchas idas y vueltas que desgastaron la ganas de contar con su participación dentro del espacio del rafaelino, la exclusividad solicitada por Grandinetti, nunca fue tenida muy en cuenta en el armado original que el PJ tenia previsto para Rosario,  con varios participantes en la cancha en abril.

Lo de Juan Monteverde transito por otros carriles, fueron muchos los escarceos con Maria Eugenia Bielsa, quien pretendía contarlo como su delfín en la disputa interna. La falta de definición de la arquitecta sumado a cierta indiferencia de la misma para sellar el acuerdo, llevaron al edil de Ciudad Futura a jugársela por su cuenta, y recibiendo el apoyo de Carlos Del Frade para armar un frente en común de cara al futuro.

No habrá interna en el Justicialismo, esto no va en desmedro del optimismo que tiene Sukerman, quien se animo en las redes ha intercambiar mensajes con Jorge Boasso, donde se confirmo la buena onda que existe entre ellos, y hasta presagiaron que la final por la intendencia será entre ambos. Por lo visto sobra confianza para lo que viene.

Por Cambiemos los esfuerzos pasan por tratar de encauzar el barco a la deriva que dejo la turbulenta tormenta del cierre de listas y las dudas generadas por Roy López Molina quien hasta ultimo momento puso en puntos suspensivos su participación como candidato.

Nadie confirmara el dato, pero puertas adentro del Pro las cosas quedaron bastante limadas, Roy hará campaña con el apoyo de una parte escueta del espacio. Los dirigentes alineados a Angelini,  no están muy convencidos en aportar su granito de arena para la causa de López Molina.

La orden de bajar a Federico Angelini vino directamente de Balcarce 50, lo que provoco un quiebre interno, Roy sabe que no contara con los mejores jugadores, se la tendrá que arreglar con lo que tiene y deberá superar la estigmatización que se ha creado en derredor a su figura por su falta de fuerzas anímicas, que quizás le jueguen en contra porque han generado una perdida de crédito de la gente hacia su persona.

Jorge Boasso hizo una lectura clara de esta situación, vio la posibilidad de hacerse competitivo y salio a sacarle rédito a la misma, dejando en evidencia cada vez que puede en las redes sociales las debilidades de su  contrincante en la interna.

Las razones del optimismo del eterno edil rosarino pasan también por reeditar en Rosario, el efecto Mc Allister de La Pampa donde el radicalismo marco un quiebre en su relación con el espacio de Mauricio Macri, eso le dio a Boasso el empujón necesario para creer en una nueva sorpresa.

En Cambiemos,  los operadores imparciales no descartan un final de bandera verde como tampoco la posibilidad de que haya un batacazo el 28 de abril venidero.

La situación económica del país, será un claro condicionante a la hora de emitir el voto, la frase “la gente vota con el bolsillo” cobrara venal vigencia, mientras los partidos políticos miran de reojo esa circunstancia, en Rosario se librara la madre de las batallas, muchos saben que mantener la intendencia o ganarla será una cuestión terminal, para el oficialismo los 30 años esta vez pesan demasiado y para las expectativas de la mayoría de los candidatos, quizás después de junio ya no existirá un mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *