Rosario: Un festejo del día de la Bandera que duró solo siete minutos.

El acto de festejo del día de la Bandera en el Monumento Nacional de Rosario duró solo los siete minutos que demandó el izamiento de la enseña patria. Lejanos, ya casi en imágenes color sepia, quedaron los festejos que se convertían en verdaderas fiestas populares donde la participación de gente era fundamental para honrar al creador de la bandera; Manuel Belgrano.

Miguel Lifschitz el actual gobernador de la provincia llevó adelante el ultimo acto como mandatario del Día de la Bandera, evocó ese recuerdo y pidió que “en el futuro se vuelva a recuperar una fiesta que debe ser de todos” y expresó las razones por las cuales lo que era “una fiesta popular y democrática” se transformó en un acto de tinte político”.

Luego del breve acto de izamiento de la bandera en el mástil del Monumento, Lifschitz reflexionó sobre lo austero del acto y destacó que “en el futuro espero que se vuelva a recuperar una fiesta que debe ser de todos, que debe contar con la presencia de las más altas autoridades de todos los niveles de gobierno y que tiene que ser una fiesta de la gente”.

El gobernador planteó que “las condiciones del contexto no daban para politizar el acto y por eso luego va a haber una fiesta popular de la que disfruta la gente a partir de las 11, así que invitamos a los rosarinos al Monumento porque habrá competencia de asadores y actividades culturales, en esa fiesta popular a la que estamos acostumbrados”.

Sobre la ausencia del presidente Macri en el acto por el día de la Bandera, el titular de la Casa Gris resaltó que “es una consecuencia de lo que venía comentando. Lamentablemente en los últimos siete u ocho años, lo que era una fiesta popular y democrática se ha ido desvirtuando y politizando, porque estaba el presidente, el gobernador y el intendente, que éramos todos de distintos partidos, se ha ido desvirtuando y politizando”.

Lifschitz explicó que la consecuencia de esa politización “obligó a tomar medidas de seguridad extraordinarias que, como ocurrió en los últimos años, impidió la llegada del pueblo y de la gente y terminó desvirtuando totalmente la fiesta. Espero que se supere la grieta, se supere este ánimo de confrontación tan duro y podamos volver a recuperar este acto que debe ser de todos los sectores y de todos los niveles de gobierno”.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *