Rosario Violenta: Atentaron contra la casa de una mujer que ya había denunciado amenazas de una banda narco de barrio Parque Casas.

Le quemaron la puerta de la casa para que la abandone Paola ya había recibido al menos dos amenazas. La madrugada de ayer las cumplieron. Quieren obligarla a irse del lugar donde vivió siempre.

Después de haber recibido amenazas por parte de una “banda narco de barrio Parque Casas”, Paola, una empleada doméstica de 34 años, fue víctima la madrugada de ayer de un atentado en el cual después de rociar el zaguán y la puerta de su casa con alcohol, dos personas arrojaron papeles encendidos hasta que prendió fuego el acceso de su humilde vivienda de Machaín y Comercio, en el barrio Casiano Casas de la zona noroeste de Rosario. Ayer a la tarde, amigos de la mujer cambiaron la puerta de madera por una de hierro reforzado.

El sábado pasado dos personas “de unos 30 años” llegaron hasta la casa de Paola y le dijeron que abandonara el lugar. Ella los ignoró y le ofrecieron “20 mil pesos” para que se fuera. La mujer supone que quieren la casa “para vender drogas o para vivir alguno y vender drogas en el local que tengo en el frente, en el garaje”. Los dos hombres, que se desplazaban en un auto que cree “era un Peugeot negro” le dieron un plazo de entre 48 y 72 horas para dejar el inmueble.

Su fin de semana estuvo alterado por esa amenaza, pero no pasó “nada raro”. Eso fue hasta la madrugada de ayer. “Dormí poco el finde y cuando estaba descansando, más o menos a las dos de la mañana, veo humo en la puerta. Me levanté y vi las llamas. Cuando salí al patio me encontré con un policía y me dijo que se estaba quemando la puerta y que estaban los bomberos”. El policía la quiso sacar de la vivienda y Paola le explicó que vive con un hermano discapacitado que estaba en una de las habitaciones del lugar. “Le dije que me ayudara con mi hermano y nos sacaron a los dos”, contó Paola.

La mujer recordó que “el sábado, a las doce de la noche, me golpearon la puerta dos chicos jóvenes. Me ofrecieron dinero y me dijeron que deje mi casa. No le di importancia. Me nombraron a un tal «Lichy», me dijeron que ese los mandaba. Lichy es un pibe muy conocido del barrio Nuevo Alberdi que está preso, pero no fue él quien los mandó, eso ya lo averigüé”, contó Paola. “Me amenazaron con que iban a volver el domingo y que me iban a quemar todo.” Los hombres volvieron el lunes pasado para amenazarla, “pero como ven que no les doy bola insisten”, aseguró.

La mujer dijo ser “empleada doméstica” y aseguró que no sabe cómo resolver la situación “Estamos sin dormir desde la madrugada del miércoles y esta noche (ayer) voy a hacer guardia. Es la primera vez que me pasa algo así, nunca tuve problemas con nadie”, aseguró.

Paola no sale de su asombro por las amenazas y el intento de incendiar su vivienda y supone que se debe a que vive sola con su hermano discapacitado. “Para mí que pasan y ven que la casa está medio abandonada y piensan que la estamos usurpando, pero yo vivo acá hace 32 años”. Y cuenta que “era la casa de mis padres. Acá vivíamos todos los hermanos, pero los otros hicieron familia y se fueron y yo quedé acá sola con mi hermano discapacitado”.

La mujer aseguró desconocer a quienes la amenazaron en dos oportunidades, aunque lo hicieron a cara descubierta. “Un amigo mío fue a verlo a este «Lichi» a la cárcel y él le aseguró que no tiene nada que ver, que lo nombran como para que una se sienta con miedo”.

Paola hizo la denuncia ante la policía y en el Centro Territorial de Denuncias. Pidió que le pusieran una custodia en su casa, “pero en ninguno de los dos lugares me aseguraron que iba a tenerla. Nadie me dice nada, así que yo decidí que me voy a quedar acá a esperar a los que me quieren sacar. De acá no me voy”, dijo muy segura.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *