Roy López Molina: “El PRO es un sello de goma, manejado por botonera por dos o tres, que quieren entregar al socialismo”

El concejal no pierde jamás la compostura, conserva su habitual  calma cuando emite cada frase, se siente respaldado por la confianza que le otorga saberse transitar por el camino correcto. Nunca responde por responder, cada palabra lleva implícito el convencimiento de lo que dice. Roy no le esquiva a los interrogantes, expresa lo que siente con venal simpleza, a contramano de las formas habituales de declarar en política,  el edil contesta sin casette y habla de todo sin guardarse nada. En una entrevista otorgada a la LaVozdeRosario, Roy López Molina recorre los caminos de la política doméstica  sin ambigüedades ideológicas, confirmando, una vez más,  que los principios que forjaron su carrera política, no son negociables.

¿Si Rodrigo “persona”  tendría que describir a Roy López Molina “político”, como lo definiría?

Podría decirte que tengo dos características; mucha voluntad para darle continuidad a planteos, proyectos, reclamos y objetivos que es fundamental en la política para que la frustración no te termine cansando y un deseo de justicia muy grande, mi vocación política y mi formación profesional, que es la de abogado, me llevan a perseguir ese deseo que me moviliza y me lleva a superar posturas políticamente correctas o cómodas para responder a ese valor de justicia que esta permanentemente desequilibrado en nuestra sociedad.  

¿Si tuvieras que corregir algo de lo actuado hasta ahora en la política, que sería?

El único pecado que no se perdona en la política es la soberbia, si nos sabemos falibles, si nos sabemos humildes, vamos a ir construyendo a partir de la prueba y del error,  por eso valoro la experiencia recogida. El desafío esta en mantener el entusiasmo de los primeros momentos con el aporte que te va dando la experiencia. La mirada que tenia la primera vez que llegue al Concejo sigue siendo la misma desde lo conceptual y el entusiasmo esta acompañado por la templanza lógica que te va otorgando el haber recorrido un camino y el aprendizaje adquirido al hacerlo.

¿Que opinión te merece la gestión de la municipalidad de Rosario en el marco de la pandemia?

Creo que bien,  en un contexto de muchas limitaciones aunque reconozco que una pandemia se administra mejor en una ciudad que tiene sus cuentas en orden o equilibradas y eso no sucede en Rosario, lo denunciamos cuando acompañamos el presupuesto 2020 en diciembre del año pasado. Hubo un reconocimiento de parte de Javkin,  cosa que no ocurrió en otros gobiernos socialistas, de los 4000 millones de pesos de déficit. No hay ciudad que pueda sobrevivir con semejante cuadro de situación. Hago un reconocimiento enorme al esfuerzo de los rosarinos que se adaptaron a esa nueva condición, tanto en la cuarentena estricta como la nueva normalidad y cumplieron con creces con los cuidados que la pandemia requería.

¿Y como fue la respuesta de la Provincia ante la emergencia sanitaria del coronavirus?

En Santa Fe observé que siempre hubo coordinación acatando la decisión del gobierno nacional que todos compartíamos, que mientras no haya vacuna, la cuarentena era la mejor herramienta para dosificar los contagios. Nos encontramos con dos gobiernos, municipal y provincial,  que dando sus primeros pasos se encontraron con un párate absoluto de todo tipo de actividades. Desde la oposición oportunamente reclamamos a todos los diputados votar la ley de Necesidad Publica, incluido a los de Cambiemos, que querían pasar desapercibidos. Las cuentas que había dejado el socialismo eran catastróficas  si además le sumamos una pésima gestión de seguridad  y lo ponemos en un contexto de pandemia,  la actitud de la legislatura de negarle herramientas al gobernador, resultó casi un suicidio colectivo.

¿En reiteradas oportunidades denunciaste que Federico Angelini quiere llevar a Cambiemos bajo la tutela del Frente Progresista, seguís pensando que el diputado nacional es funcional a Miguel Lifschitz?

Si, porque hay un acuerdo latente cuyo objetivo es reeditar el Frente Progresista con un nuevo protagonismo del socialismo donde al PRO se lo utilice como un actor absolutamente secundario. Sino no se entiende como un sector de Cambiemos es tan critico de la política de seguridad del actual gobierno de la provincia pero mantiene un silencio absoluto sobre la herencia de la inseguridad y la inserción del narcotráfico en toda la provincia que es responsabilidad, por acción o por omisión,  del Frente Progresista que gobernó los últimos 12 años en Santa Fe. Por principios no comparto ideológicamente nada con el socialismo santafesino y el eufemismo de “armemos un gran frente no peronista” para ganar la provincia es una mentira bajo la cual esconden los negocios políticos de unos pocos, eso al PRO y a Cambiemos no solo lo debilita, sino lo pulveriza. Voy a rechazar y combatir cualquier intento de vender o entregar nuestro espacio al socialismo porque seria embaucar a nuestro electorado. Hoy el PRO en un sello de goma manejado por botonera por dos o tres, es la realidad, donde solo rige un discurso único.

La muerte de Fabián Gutiérrez avivó las diferencias en el escenario nacional de la política, el comunicado de Cambiemos dio a entender que este asesinato debería ser considerado como un “crimen de estado”- ¿Que reacción generó en vos ese escrito del partido?

El escrito del partido es temerario, es imposible intentar resolver un homicidio violento a kilómetros de distancia en un par de horas. Siempre hemos reclamado justicia independiente, claro que nos preocupa que un ex secretario de una ex presidenta aparezca muerto en condiciones violentas, repito que es temerario en este contexto querer transformarlo en un crimen de estado, porque nosotros también vamos a ser evaluados por como ejerzamos la oposición, se puede ser claro y contundente a la vez. No me preocupa tanto que se trate de un error de comunicación sino que sea una estrategia basada en el convencimiento, lo que se publicó en ese comunicado. 

De un tiempo a esta parte se han instalado dos posiciones antagónicas dentro de Cambiemos en Santa Fe, una de ellas te tiene como referente. ¿Es posible generar una alternativa dentro del espacio en la provincia, hay autonomía para actuar al respecto o estas cuestiones partidarias se definen solamente en Buenos Aires?.

No se define más en Buenos Aires, eso ya no existe. Hay un grupo de dirigentes que están dispuestos a generar una alternativa que pueda competir el año que viene, queremos un espacio político abierto,  democrático, con dirigentes de pie y no de empleados, con dirigentes que estén dispuestos a expresar estas ideas en una elección.

Hoy volvemos a tener altos índices de muertes en Rosario mayormente por el narcotráfico, uno te recuerda tiempo atrás presentando proyectos  para combatir ese flagelo. ¿Consideras que oportunamente hubo falta de interés o decisión política para transformar esas iniciativas en herramientas de estado para hacer frente a la problemática de la inseguridad?

Es imposible llegar al estado de cosas actual de Santa Fe en materia de inseguridad y narcotráfico sin encontrar detrás una multiplicidad de causas: falta de idoneidad, falta de decisión, falta de coraje, falta de inversión, subestimación y complicidad. Sin ser indulgente soy muy cauto a la hora de cuestionar a la actual política de seguridad, si bien no tiene resultados para mostrar hay que decir que están solo hace seis meses con una pandemia en el medio y sin recursos  No hay forma de que tengamos paz en Santa Fe si la herramienta del estado de derecho para prevenir y controlar el delito que es la policía, esta contaminada,  por eso hay que mirar a los anteriores gobiernos y reconocer que hubo mucha falta de compromiso, desidia o desinterés a la hora de denunciar lo evidente. No tenemos que perder la capacidad del escándalo, el cual siempre te motoriza a actuar.  

¿En las dos ultimas elecciones en Santa Fe en el 2017 y 2019 le ha ido bien a Cambiemos, la ultima dando vuelta 10 puntos en contra con relación a las PASO,  proyectas a Juntos por el Cambio nuevamente con posibilidades de triunfo para las intermedias del año 2021?

Va depender de cómo interpretemos y encaucemos lo que esta sintiendo y lo que esta viviendo hoy el argentino. Las movilizaciones de ciudadanos no representan necesariamente un acompañamiento en las urnas. Si no vemos los grises, sino abandonamos el ejercicio de reacción permanente a cualquier política del actual gobierno, si dejamos que todo aquello que tiene que ver con la voluntad de dialogo sea acusado de tibio, timorato o inocente no podremos generar una verdadera alternativa. Es un desafío grande, es mucho mas complicado desde la oposición. Tenemos que entender que es difícil que de un sentimiento negativo surja un sentimiento positivo. Tenemos que volver a enamorar al electorado, no profundizar los temores de la gente, es difícil que desde el temor salga una nueva mayoría.

¿Las elecciones intermedias son “huérfanas de lista sabana” lo cual no permite el derrame de la figura presidenciable hacia el resto de las categorías, se puede decir que en estas elecciones se vota más los valores propios del candidato que el partido que lo representa?

En una boleta única siempre tienen un plus los que son más conocidos, estamos en un tiempo de un espíritu ciudadano muy libre y absolutamente desapegado a la política en términos aspiracionales y de liderazgos tradicionales. La confianza se genera en el mano a mano, hoy más que nunca la gente vota a gente de carne y hueso, que se expresa de determinada manera en un tiempo dado, tiene que ver con valores personales, es verse representado en el otro los sueños y proyectos propios. Es una instancia superadora.

¿Es descabellado pensar a Roy López Molina compitiendo el año próximo integrando una lista por un cargo nacional?

Hoy estoy trabajando en una alternativa mediante un proyecto colectivo, no personalista,  que encauce, que refleje y represente las necesidades de una sociedad mas libre, mas abierta, sin censura y que confíe en la iniciativa privada. El riesgo que Cambiemos se transforme en una colectora del socialismo es grande, por esa razón tenemos que confrontar sanamente. No tengo un proyecto personal y si en el proyecto colectivo puede haber un espacio para representarlo desde un lugar nacional quizás me encontraran participando. Dependerá también de los demás actores que forman este espacio que entiende que la alternativa es generar una construcción para expresarse con ideas y evitar de esa manera que Cambiemos desaparezca.

¿Ser intendente de Rosario sigue siendo una materia pendiente para el futuro o ya diste vuelta la página sobre hacer realidad esa posibilidad?

Es un deseo que la ciudad siga cambiando, Rosario desde el 2019 empezó a cambiar y es un proceso que no se detiene, a veces optamos por cambios más ralentizados, que llevan más tiempo. El rosarino tiene la permanente intención de evolucionar  y me tendrán a mí haciendo el aporte para edificar esa ciudad en la que creo, que confío, una ciudad más segura, más integrada y con más futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *