Santa Fe: La obra pública y “el tridente de Miguel”.

Redacción: LaVozdeRosario.com

El tema de la obra pública es uno de los puntos más álgidos que se presentan en tiempos de entrega de poder. Muchas son las suspicacias y los rumores que dan vueltas alrededor de las contrataciones directas y las licitaciones públicas generadas en el marco de la administración del último gobierno.

Durante el mandato del Frente Progresista (12 años) mucha agua ha corrido debajo el puente de las sospechas con referencia a las relaciones estrechas de algunas puntuales empresas constructoras que fueron beneficiarias de ejecutar la mayoría de las obras importantes.

Si se revisan de forma cronológica y sistemática las tareas de infraestructuras contratadas por el socialismo nos encontraremos de manera recurrente con las mismas compañías adjudicándose los mas trascendentales proyectos, el juego se abrió para un reducido cupo de jugadores,  estableciéndose un fuerte sentimiento de empatia de los mismos con el gobernador de turno.

¿Porque las obras más emblemáticas e importantes siempre se la entregaron a las mismas empresas constructoras? 

Las respuestas descansan o se esconden en los vedados secretos que subyacen a la sombra de las maneras de elección utilizadas para la designación de las mismas. La obra pública es un terreno fértil que facilita la confluencia de intereses variados, y allí muchos funcionarios abrevaron en su fuente  y usufructuaron el “negocio” que a su alrededor siempre se genera.

Es un secreto a voces la excelente relación del gobernador Miguel Lifschitz con un reducido núcleo de empresas constructoras, las cuales han sido favorecidas de manera permanente con obras contratadas por el estado, sobretodo en el último tiempo y que ha permitido el crecimiento exponencial de las mismas al formar parte de las prioridades del gobierno en la materia.

Si nos ubicamos dentro de la administración del Frente Progresista desde el año 2007 podemos nombrar empresas que han participado de casi todas las obras contratadas por el estado: Rovial SA, Milicic SA, Laromet SA, Obring SA, Edeca, Grupo Brayco y el tridente: Pecam SA, Epreco SRL y Dinale SA, nombres propios repetidos dentro de las cuentas del “rosario” de adjudicaciones.

También son recordados los grupos ARSSA y UTE que tenían como integrantes a varias de  las empresas mencionadas anteriormente y que se hicieron cargo de la reparación y repavimentación de muchas de las rutas de la provincia de Santa Fe, algunos con afinidad con Bonfatti y otros con Miguel Lifschitz.

El tridente de Miguel

En esta última etapa hay tres empresas que forman parte del circulo intimo de confianza del gobernador Lifschitz, ellas son Pecam SA, Epreco SRL y Dinale SA, las cuales han recibido el beneplácito de ser continuamente elegidas a la hora de apertura de sobres o designadas a dedo para llevar adelante los mas onerosos proyectos.

Las constructoras mencionadas por “casualidad o causalidad” se encargaron de realizar durante la gestión del Frente Progresista incontables trabajos de infraestructura que incluyeron rutas, Aeropuerto de Rosario, Terminal de Ómnibus, centenares de viviendas, hospitales, acuario Río Paraná, galpones de Parque España, jardines de infantes, escuelas, unidad penitenciaria, acueductos, etc., según puede verificarse ingresando al sitio: obrapublica.com

Crecimiento económico.

La situación financiera de las empresas citadas han tenido con el advenimiento del ultimo gobierno provincial un vuelco increíble en sus finanzas, si se suman cada uno de los proyectos que ejecutaron estaríamos hablando de cifras millonarias que cobraron de las arcas del estado, este tipo de situaciones al ser reincidentes generan e instalan una duda fatal, saber que razones motivaron dichas contrataciones.

Señales de tiempos de bonanza.

En el año 2016 se concreta el proyecto de  la Planta Industrial Brimax  en la ciudad de Fray Luís Beltrán, un proyecto de fabricación de ladrillos y paneles de hormigón que nace de la unión societaria entre las empresas constructoras Pecam SA y Grupo Brayco, para el cual recibieron también asistencia técnica y tecnológica de la empresa holandesa Aircrete Europe, socio internacional del grupo y especialistas en este tipo de plantas en Europa y otras partes del mundo. La inversión para la obra fue de 30 millones de dólares.

La presentación en sociedad del proyecto se hizo en la sede rosarina de la Gobernación, con la presencia del gobernador Miguel Lifschitz, la intendente de Fray Luís Beltrán, Liliana Canut, y los socios gerentes de las firmas involucradas en la sociedad anteriormente mencionada.

Ventajas de los lazos de las empresas con el poder.

Resulta interesante citar las derivaciones que generaron para los titulares de las firmas Pecam SA y Dinale SA las relaciones con el poder político de turno, les posibilitaron a los responsables de dichas firmas acceder a la Presidencia de la Cámara de la Construcción – Delegación Rosario, pasó con Ricardo G. en los años 2010 al 2015 y ocurre en la actualidad con German De V. quien esta ocupando este mandato desde el 2018 hasta el 2020.

Constructoras para casos de emergencia.

Muchas de las empresas que no forman parte del séquito privilegiado se quejan por las formas que dispone el gobierno provincial para designarles determinados trabajos. “Nos llaman solo cuando hace falta terminar algún trabajo que quedó inconcluso por falta de presupuesto o cuando la empresa concesionaria dejó el proyecto al haber cumplido la fecha de terminación de la misma y por inconveniencia se retiró de la obra”,  duele que se nos tengan en cuenta así, pero son las reglas del juego y las tenemos que aceptar a la fuerza, de otra manera estaríamos totalmente afuera del circuito”, reconoció con evidente resignación uno de los titulares de una pequeña firma constructora de la ciudad de Rosario. 

Desafíos para el gobierno futuro.

El desafío para la gestión de Omar Perotti será convivir con el presente de la obra publica porque deberá abrir una verdadera “caja de Pandora” donde las derivaciones pueden ser insospechadas, porque las “sociedades” engendradas durante más de una década serán una dura oposición para encauzar el destino tanto de las obras ya licitadas como las que están en curso de ejecución, y lo mas complicado, deberá saber desentrañar los vínculos generados, rompiendo acuerdos tácitos y  favores existentes,  para empezar a ser mas equitativos y transparentes en las futuras contrataciones de infraestructura, que requerirá llevar adelante, la futura administración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *