La política en los tiempos del “coronavirus”.

La pandemia del “coronavirus” trastocó la vida en cada rincón del planeta, haciendo cambiar hábitos, generando temor masivo, derrumbando las acciones en las bolsas del mundo y llevando las economías de cada país a un estado de peligrosa crisis y sobretodo, terminó marcando la agenda en estos tiempos convulsionados.

Sergio Alcázar

La enfermedad ha llegado a la Argentina provocando ya sus dos primeras victimas fatales, en Santa Fe se han tomado las precauciones del caso y por ahora no hay que lamentar casos graves, lo que no evita,  que el coronavirus pueda convertirse en una buena excusa para justificar todo y la política no esta exenta de encontrarle un buen uso al respecto.

Mientras los santafesinos toman precauciones, muchos se han volcado a los supermercados para “acopiar” alimentos y productos de primera necesidad para hacer frente a una posible “cuarentena”, en la política de la provincia, todo pasa por la Ley de Necesidad Publica que ingresó el ultimo jueves a la Cámara de Diputados y fue remitida por su “presidente” Miguel Lisfchitz para su tratamiento a dos comisiones.

Allí buscaran adecuarla a un punto medio entre las pretensiones de las partes interesadas, la rotunda negativa del Frente Progresista y de los Radicales de otorgarle “superpoderes” o “facultades especiales” al Ejecutivo se transforman en un punto limite insalvable para el proyecto, si el gobierno pretende que la ley salga como fue presentada, el futuro de la misma,  dentro de dos semanas, tendrá el mismo destino que el Titanic rumbo a estrellarse inexorablemente contra el iceberg.

En la política de Santa Fe en épocas de “coronavirus” no se descansa,  se trabaja, algunos ya planifican el escenario para las elecciones intermedias del 2021 y otros van mas allá hacia el 2023, por esa razón se empiezan a jugar posiciones de poder, uno de los mas activos en ese rubro fue Pablo Javkin que se dejó ver entre semana con Emilio Monzó y con Rogelio Frigerio en un bar de la ciudad de Rosario.

Esta demás decir que “esa foto” generó revuelo entre las filas del Frente Progresista, el intendente de Rosario ve con buenos ojos ser parte de una futura alternativa nacional de centro, cuyos referentes serían Lousteau y Larreta, Javkin disfruta de su buen momento político, del cual solo se puede precisar su piso, siendo imposible avizorar, por ahora, un “techo” para sus pretensiones.

El ex edil rosarino se aseguró su triada de poder en Rosario, tiene la intendencia, la presidencia del concejo con María Eugenia Schmuck y el rectorado de la UNR con Franco Bartolacci, desde allí construye su estructura política para hacer frente a los desafíos que tiene por delante, no descarta disputarle la candidatura a gobernador a Lifschitz para el 2023, habrá que ver como gestiona esa posibilidad ante el ex gobernador que lo tiene a Javkin como “un hijo prodigo” de la política y no va aceptar dentro de ese paternalismo que el intendente rosarino se le convierta en competencia.

En Cambiemos la cosa viene complicada porque Federico Angelini vio retroceder su capacidad política, la irrupción de la Cámpora por estos pagos le ha “dinamitado” su estructura, aquellas posiciones intermedias afines a su persona ya no están, sus “referentes” han sido removidos de sus cargos en migraciones, PAMI, Senasa entre otras reparticiones nacionales, sin ese juego Angelini esta muy limitado, por esa razón, no se lo ve tan activo ni participativo como antes, hasta algunos dirigentes del partido coinciden en enunciar que se ha generado un vacío allí, cabe preguntarse si no es el momento de Roy López Molina para hacerse cargo de la situación y  para quedarse, por fin, con la referencia provincial del espacio.

En el peronismo todo esta circunscripto a la Ley de emergencia, esa que le daría, en caso de ser aprobada, el despegue que necesita el gobierno  para dar serias señales de gestión, dentro de un clima de desencanto dirigencial en el PJ provincial, tanto Marilin Sacnun como Marcos Cleri  proyectan sus figuras a futuro, la senadora va por la reelección el año próximo y ya puso en marcha la campaña siendo el “Instituto Patria” uno de los ejes de la misma.

Marcos Cleri por su parte, transita sus días en la gestión de la cámara de Diputados de la Nación, mas allá de su labor legislativa, Cleri no desatiende su actividad política en Santa Fe y prepara la estructura para competir por la gobernación en el 2023, el diputado esta convencido que esta es “su oportunidad” para hacer realidad  un viejo anhelo que tiene y que quedó trunco el año pasado por una “decisión política”  que escapó a su voluntad de participar de la contienda en la provincia.

Amalia Granata también  se mostró activa, dejo entrever un acercamiento con Oscar “Cachi” Martínez, se trata de trabajos que llevaran adelante  conjuntamente en la Cámara de Diputados, dentro de las comisiones de los temas de interés que tienen en común, por ahora es imposible precisar si esta comunión de pensamientos derivará en un acuerdo de otro tipo, conociendo la personalidad de los actores en cuestión, no habría que descartar ninguna opción posible.

En los tiempos del coronavirus, la política en Santa Fe tiene como excluyentes figuras a Perotti y a Lifschtiz, la ley de Necesidad Pública los ha enfrentado duramente, el resultado que puede tener la Ley en el Congreso – aprobación o rechazo- puede marcar el rumbo de los hechos en la provincia, para entender  mejor esta puja por el poder real que se ha desatado en Santa Fe deberíamos recordar una frase del general Perón: “No se debe ser fuerte en todas partes para vencer políticamente, es suficiente ser mas fuerte en el momento y en lugar donde se produce la decisión”, viendo las posturas intransigentes con relación a la ley, esta claro que ambos, están decididos que así sea…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *