Santa Fe quedó bajo “el fuego cruzado” de una transición que nunca fue tal…

Cada uno fija su postura, sin matices, ambas visiones de la transición son diametralmente opuestas, el Frente Progresista sigue insistiendo que cumple con lo pactado, el PJ denuncia permanentemente la falta de voluntad y compromiso del oficialismo de “blanquear” la real situación de la provincia.

A días de la entrega del mando fijada para el 10 de diciembre próximo, la situación se ha tensado enormemente, como lo demuestran las palabras del diputado provincial y presidente del Partido Justicialista, Ricardo Olivera quien denunció que “la documentación brindada por el gobierno de Lifschitz ha sido parcial; algunos aspectos se conocen y otros no y agregó aun no se sabe qué obras se están ejecutando y cuáles están presupuestadas. Algunas obras uno las ve en las propagandas, pero la preocupación pasa por cómo se van a pagar, sobre todo las que se han hecho a último momento” expresó Olivera con signos de inocultable preocupación.

El Frente Progresista levantó el guante y mediante un comunicado- muy a su estilo- repudió las declaraciones del presidente del PJ dejando en claro su posición: “Reafirmamos la voluntad del actual gobierno y de este espacio político de favorecer, colaborar y trabajar en conjunto con el gobernador electo y todo su equipo para realizar una transición lo más ordenada y correcta posible para que cuando el nuevo gobierno ponga en funciones a su gabinete pueda ganar tiempo y realizar con mayor eficiencia posible las tareas de gestión a partir del mismo día que la inicie”, fue la respuesta directa ante lo que consideraron “un agravio” de parte del dirigente opositor.

Es una verdad incontrastable que nunca hubo un cumplimento como correspondía de la información solicitada desde el gobierno saliente hacia el entrante, el escenario estuvo lleno de evasivas, de excusas y de frases retóricas que justificaron la no entrega de los datos, muchos considerados vitales por el equipo del gobernador electo, Omar Perotti, para conocer el verdadero estado de las finanzas en Santa Fe.

Ricardo Olivera volvió a poner con crudeza en escena el enojo generado por la presentación del presupuesto del año 2020. “Lo lógico es que lo remita el gobierno que viene; que lo elabore el gobernador electo y sus equipos técnicos. Es “infantil” pensar que el gobernador que viene se tiene que manejar con números que define el gobernador o el gobierno que se va. Esto es condicionar mucho las políticas públicas, de seguridad, salud y educación”, con evidente signos de fastidio, afirmó.

Al respecto el Socialismo deslindó responsabilidades sobre el mencionado presupuesto aduciendo que el gobernador Miguel Lifschitz requirió a las cámaras legislativas la aprobación del pedido y la Cámara de Diputados (tiene mayoría el FPCyS) tuvo una consideración negativa a esa posibilidad y sólo autorizó una prórroga hasta el 31 de octubre y que la Cámara de Senadores, ante mencionado pedido, respondió con una nota que fue votada por amplia mayoría rechazando esa posibilidad en el mismo sentido.

Lo cierto es que de “un lado y del otro” tienen opiniones y visiones totalmente encontradas sobre los principales puntos de discordia de esta transición, que ha entrado en un camino “sin retorno”, donde se ha endurecido mucho la posición del Frente Progresista en no brindar la “colaboración prometida” y en el Peronismo descuentan que así será el desenlace y se preparan para un escenario por demás adverso, advirtiendo que igualmente, piensan hacerse cargo de lo que reciban.

La transición en definitiva nunca fue tal, las promesas de la primera reunión generaron sólo una efímera esperanza que desapareció tan fugazmente como esa moneda arrojada a una fuente de los deseos, Lifschitz se dedicó a jugar a las escondidas, Perotti exigió una claridad que nunca tuvo, da la impresión que nada se va a modificar en el tiempo que resta para un traspaso que tuvo de todo, menos lo mas importante, la caballerosidad que deberia existir entre los vencedores y los vencidos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *