Santa Fe rumbo a las generales: “Candidatos con GPS y recalculando”.

Sergio Alcázar

A menos de un mes de las elecciones generales los espacios políticos en Santa Fe han vuelto activamente a la escena, mucho hay en juego para caer en dilaciones. Los militantes y dirigentes se han volcado nuevamente a la calles a ganarse, con sudor y labia, el favor del voto de la gente y para jugarse las últimas fichas en la ruleta de la seducción del electorado.

El Frente Progresista asume con responsabilidad el compromiso que tiene por delante, atendiendo dos frentes bien diferenciados; el local, en la ciudad de Rosario, con Pablo Javkin como una “obligada” bandera, en la febril tarea de revalidar los casi 180 mil votos que acompañaron al socialismo en las PASO.

La aparición pública del candidato de “Arriba Rosario” en compañía de Bonfatti dejó entrever “la decisión del espacio” a jugar fuerte para mantener el control de la ciudad más importante de la provincia. Se los vio juntos, envueltos en el apoyo de instituciones y organizaciones sociales, la imagen habla por si sola, el tiempo dirá el grado de valor de la misma.

En el otro frente, el provincial, Bonfatti -que tiene un escenario por demás complejo-  ya puso manos a la obra para intentar descontar los once puntos que lo separan del PJ, según los datos del escrutinio definitivo de las PASO de abril. Sabe el ex gobernador que la tarea no será para nada sencilla, sin importar la dificultad que conlleva esta tarea, esta decidido a  redoblar esfuerzos.

“Podemos hablar de futuro porque tenemos una historia de promesas cumplidas que nos respalda”, expresó el presidente de la Cámara de Diputados mostrando una vez mas, que “el valor de los hechos” no es solo una bonita frase de campaña. La gran cantidad de votos -193mil- que lo tienen por debajo del frente “Juntos”, no lo amilana, es más, lo obliga a reducir al máximo esa diferencia camino al 16 de junio, confianza sobra, recursos también, para intentar cambiar la ecuación, que a priori resulta, como una misión demasiado cuesta arriba.

Miguel Lifschitz y Mónica Fein, mientras tanto, descansan en sus acaudaladas cosechas de votos de abril, salvo algún imponderable inesperado de último momento que modifique esta actual situación de conveniencia, se encaminan sin sobresaltos a ser electos, cómodamente, en sus respectivas categorías.

Cambiemos en Santa Fe esta semana, optó por el perfil bajo, el convulsionado presente del espacio tras la derrota en Córdoba agitó todos los temores, y  género los mas variados choques entre encumbrados dirigentes nacionales.

Corral eligió abstraerse de ese enrarecido clima y se dedicó a surfear por encima de los problemas, recorrió varias ciudades de la provincia llevando sus propuestas de producción y seguridad. La realidad económica no ayuda demasiado a sus intereses, la crisis provocó bolsillos raídos en los santafesinos,  lo que genera cuestionamientos a su espacio en cada visita de campaña.

Los 18 puntos obtenidos en las PASO pueden tomarse como una buena plataforma para cimentar alguna ilusión, siempre y cuando se trate de un piso, de lo contrario, Cambiemos se encaminaría hacia un nuevo traspié electoral, que seguramente traerá consecuencias a las expectativas de Mauricio Macri rumbo a Octubre.

En Rosario Roy López Molina también se tomó el tiempo para replantearse estrategias, los votos obtenidos el 28 de abril estuvieron lejos de lo esperado, algo evidentemente se quebró en su relación con el vecino, quizás,  esta pagando el costo de haberse corrido de la escena política por un par de meses, esa ausencia dejo secuelas que ensombrecieron sus aspiraciones a la intendencia.

El concejal Pro apuntó a reforzar el mensaje sobre seguridad, al cual hizo eje principal de su campaña, sabedor que la inseguridad es el principal reclamo de los rosarinos al momento de cada reclamo, brindó su apoyo a causas de igualdad de género y estuvo alejado esta semana del contacto físico con el vecino.

Roy no la tiene nada fácil, tercero en la pirámide de votos obtenidos en la carrera por la intendencia, deberá primero fidelizar los votos radicales de Boasso – tarea que no resultara sencilla pues dependerá mucho de lo que resuelva la Convención Radical, el 27 de mayo próximo- luego escapar airoso al escarnio publico que lo somete permanentemente el rosarino por la situación económica angustiante, el bolsillo pesa a la hora de elegir, y volverá a ser un límite a sus aspiraciones

El peronismo respira confianza, el triunfo en las PASO renovó y desempolvo viejas pasiones partidarias. Omar Perotti fue un adecuado interlocutor a los deseos de unidad del PJ. El rafaelino no cambio su rutina siguió apostando al dialogo personal con el santafesino, y las intensas recorridas por la provincia son la clave para mantener intactas sus posibilidades de acceder al sillón del Brigadier López.

Una tarde al fin llegó la esperada “foto”, Maria Eugenia Bielsa se encontró con Omar Perotti, un bar en Rosario fue el escenario elegido para la imagen mas buscada por los peronistas, un hecho que terminó de espantar definitivamente los fantasmas que se cernían sobre la supuesta falta de compromiso de la arquitecta y este encuentro permitió hacer realidad la arenga partidaria de “todo unidos triunfaremos”,- a la vez-, agigantó las posibilidades del PJ para quedarse con la victoria en las generales de junio.

Salvo alguna catástrofe -un error indefendible e incalificable que incurra algunos de los integrantes de la formula- o que se produzca un repentino y masivo cambio de humor del votante en Santa Fe, cosa que parece improbable, esta todo dado para que el Frente “Juntos” después de 12 años, recupere el control de la Provincia.

En Rosario, Roberto Sukerman se puso decididamente el traje de candidato del PJ, espera que sus aspiraciones crezcan en junio, el sabe que muchos peronistas apostaron por Javkin en la interna -voto útil- y espera recuperarlos para las generales, para ello deberá generar un mayor sentimiento de empatia con el rosarino, si verdaderamente quiere ilusionarse con acceder a la intendencia de Rosario.

Juan Monteverde sigue creyendo en sus fortalezas, lejos del podio de aspirantes al “Palacio de los leones”, promete dar lucha y entregar su mejor esfuerzo, corre de atrás y sin mucho margen. El tiempo será testigo si puede generar una hazaña, Ciudad Futura siempre se caracterizó por nunca rendirse a las adversidades y esta vez no será la excepción.

Comienza la cuenta regresiva, la recta final hacia junio tiene a los candidatos recalibrando sus GPS, buscando lograr el mejor efecto posible en la atención del electorado, ya sea para reafirmar voluntades de voto o para ganar nuevas, aunque se empiecen a perfilar posibles ganadores, nunca esta dicha la ultima palabra, el santafesino no es un votante fácil, todos los candidatos lo saben, por tal razón nadie se atreve a ilusionarse demasiado y mucho menos a festejar por anticipado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *