Santa Fe, un lienzo lleno de matices

Sergio Alcazar

La política de Santa Fe tiene sus particulares encantos, escenarios móviles que mutan en relación a estados de ánimos de dirigentes y de acuerdos por conveniencia. Esa distinción lo hace impredecible y atractivo. Los espacios que pugnan por quedarse con el sillón del Brigadier López, están en continuo movimiento, sometidos a la dinámica interior que se genera en ellos.

El oficialismo de la provincia tiene, de todos ellos, el contexto menos complicado, la imagen de unidad que se quiere dar en todo momento, está cimentada en una idea de consolidación de la fuerza, puertas adentro y  también puertas afuera.

Bonfatti es en esta ocasión, el capitán del barco y responsable de darle continuidad al gobierno socialista. Lo asistirán importantes lugartenientes, Lifschitz encabezando la lista de diputados provinciales como el principal recaudador de votos,  más allá de sus aspiraciones nacionales de un armado que lo tenga como vital estratega.

Mónica Fein sigue deshojando la margarita de saber dónde sería más útil al espacio y el resto alineados prolijamente a la causa, eso sí, es evidente el malestar por la poca respuesta de la intención de voto del rosarino hacia la figura de Verónica Irizar, ¡no hay caso, no crece!  se escuchó decir a destacado integrante del espacio.

Los sondeos parecen darle la espalda a la concejala, muy a pesar de la gran movida que se hizo en los medios de comunicación, a la gran cantidad de afiches y de volantes que en los últimos días invadieron las calles,  esto haría crecer las posibilidades de Pablo Javkin de obtener un triunfo en las internas del 28 de abril, y por fin, erigirse en el candidato a la intendencia por el Frente Progresista.

En Cambiemos el tema es algo diferente, hay un evidente  enfrentamiento ideológico y personal entre Federico Angelini, diputado provincial y presidente del Pro en Santa Fe y José Corral intendente de Santa Fe ciudad.

Ambos reniegan de una lista de unidad, la cual admiten es inviable en el presente, de no mediar orden de Buenos Aires irán a una interna que será ríspida, mientras tanto se siguen disputando la figura de Roy López Molina, ambos saben que la presencia del edil como precandidato en Rosario, les daría un caudal de votos importante a sus causas, más aun, para el santafesino que tiene poco conocimiento y arraigo electoral en el sur de la provincia.

A todo esto,  la presencia de Roy en los comicios sigue estando en puntos suspensivos, a ciencia cierta nadie sabe qué hará de su futuro y eso mantiene en ciernes las aspiraciones de todo el espacio.

Razones personales, diferencias políticas dentro del espacio lo harían declinar de la posibilidad de postularse. Salvo que desde Balcarce 50 determinen condiciones de participación que le satisfagan, algo que los principales dirigentes descartan, confirmando que tendrán autonomía para la elección de sus candidatos.

El Plan B de Cambiemos para Rosario tiene un borrador, allí figura una posible interna entre Gabriel Chumpitaz y Jorge Boasso, para que el daño colateral no sea tan grande ante la ausencia de Roy, y en esa dirección apuntan ahora los esfuerzos.

El tercero en discordia, en esta carrera hacia la casa gris es el Justicialismo, que a priori muestra la mejor grilla de partida, Omar Perotti y María Eugenia Bielsa resultan seductoras ofertas para el electorado.

El rafaelino transita estos días con el manual de la política de campaña bajo el brazo, recorre la provincia reuniéndose con dirigentes políticos y visitando barrios e instituciones para  interiorizarse de la realidad de los santafesinos.

Por el otro lado Bielsa, menos apegada a las lógicas de construcción desde el territorio, establece vínculos con actores políticos y gremiales de peso nacional, intentando que ellos avalen como única su candidatura dentro del PJ.

En su afán de evitar las internas continúa blandiendo las banderas de la unidad y estaría dispuesta a seguir dialogando para la búsqueda de un único consenso. Mientras Marcos Cleri y Leandro Bussato esperan en un segundo plano de importancia, la decisión que tome Unidad Ciudadana, que les indique, cómo jugar en estas próximas elecciones

Para Rosario el Justicialismo cuenta con Roberto Sukerman, al cual le sonríen los números de las encuestas, y espera confiado por rivales en una interna que le daría volumen de votos al espacio en las primarias, por ahora ni Juan Monteverde ni Alejandro Grandinetti parecen dispuestos a levantar el guante y aceptar el desafío.

Santa Fe, la invencible, entra en la recta final rumbo al 22 de febrero, fecha de cierre de listas que será clave para develar todos los misterios, hasta ese día, los movimientos, dimes y diretes en los espacios políticos serán incontables, convirtiendo a la Provincia en un lienzo lleno de matices, donde habrá muchos interrogantes, gran cantidad de rumores y muy pocas certezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *