Santa Fe y su teoría del caos: “El efecto Mariposa”

“El batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo”. Esta teoría afirma que cada pequeño acto que hagamos puede tener consecuencias y en las personas que nos rodean. No podemos llegar a calcular el efecto que producirán nuestras decisiones o nuestras palabras y pensar en ello puede llegar a generar una sensación de vértigo. Esta teoría puede resultar útil para ir con más cuidado con lo que hacemos o decimos.

Sergio Alcázar

El optimismo que acunaban algunos sectores del gobierno de contar con la Ley de Necesidad Pública de manera inmediata se esfumó en el transcurso de horas totalmente, el termómetro de las sensaciones del escenario político de Santa Fe oscila temerariamente hacia un lado y hacia el otro generando las mas variadas polémicas, criticas y conflictos . En este contexto desfavorable para el dialogo es inevitable que las decisiones que se tomen tendrán irremediablemente un efecto, favorable o contradictorio, según quien las propicie y  los fines que las mismas persigan.

El ejecutivo santafesino atraviesa una situación muy complicada- en el mas amplio sentido literal- , sin recursos suficientes para hacer frente a la gestión, sin solidaridad política de la oposición para proveerlo de leyes que le den gobernabilidad a su administración, transita sus días sobrellevando las dificultades con la fuerza de voluntad, el ingenio y algunas medidas paliativas, como sus únicas armas. 

El deseo hecho publico por Perotti para que las “clases den comienzo” el próximo lunes,  se estrelló con la decisión del gremio Amsafé de rechazar la propuesta salarial del gobierno y decretar un paro por 48 horas, el conflicto docente será uno de los focos mas ríspidos que deberá enfrentar el estado provincial, sin mucho margen de acción para prometer algo mas del 3% de aumento ofrecido a los maestros. 

El gobierno apuesta todo, en este crucial momento, a una moneda arrojada a la fuente de los deseos, esa que representa la Ley de Necesidad Publica, el gobernador sabe que será difícil que el proyecto superé con éxito la Cámara de Diputados y por eso empezó a dar otras señales, para intentar dirigir los destinos de la provincia con mano firme sin importar las consecuencias políticas que esa decisión pueda llegar a generar.

La postergación del tratamiento de la ley en el senado fue una señal inequívoca sobre la falta de garantías para que la normativa prospere, tanto que el propio Rubén Michlig justificó la postergación “para seguir conversando, dialogando y buscando un acuerdo”, a confesión de parte, relevo de pruebas, las palabras del ministro terminaron por confirmar lo que LaVozdeRosario anticipó en la editorial “Cosa de halcones y palomas” sobre la decisión tomada- no expuesta públicamente-  por la oposición de nuevamente no colaborar con su voto a la aprobación de la normativa.

Editorial ·Cosa de halcones y palomas” – 22/02/2020

Perotti necesita urgentemente- única bala de plata en el tambor- conseguir las herramientas que la Ley de Necesidad Publica le otorgaría para entregar respuestas inmediatas a su gestión, para descomprimir los focos de conflictos existentes, como asimismo,  darle soluciones a las necesidades que surgen a diario en lo social como consecuencia lógica de los pedidos que esgrime la sociedad santafesina.

El Frente Progresista, por su parte, tomó la postura de ser un privilegiado observador de los hechos, sin comprometerse demasiado,  se ha dedicado a puntualizar los errores que incurre el gobierno, tanto la diputada Lionella Cattalini como la legisladora Clara García se han convertido en las caras visibles y en las voceras del descontento existente en el Socialismo por el rumbo que han tomado las cosas en la gestión del oficialismo.

Perotti tiene que lidiar también con diferencias en el frente interno, un histórico funcionario del peronismo entregó una frase que semblantea el presente del PJ: “El 99% de los peronistas esta enojado con el gobierno”, las críticas van desde el malestar causado por la elección de funcionarios, por la conformación de la estructura de estado como por algunas decisiones adoptadas, que entienden ellos van a contramano de la historia del partido.

Lo que no se cuenta, sobre la falta de voluntad de la bancada que encabeza Miguel Lifschitz a dar el voto favorable a la ley de emergencia,  pasa por una cuestión retórica, en la dinámica prolija y ordenada del discurso del socialismo, resulta improcedente, hasta inaceptable, aceptar esa ley, porque de hacerlo estarían reconociendo que todo lo expuesto y defendido a ultranza sobre los méritos de la administración anterior,  carecía no solo de contenido sino de certezas.

Esta saga promete más capítulos, la decisión del gobernador mediante un decreto de determinar la cesación de pagos a proveedores de servicios y contratistas de obra pública de la provincia, y redefinir sus pagos de manera unilateral, ya está generando mucho “ruido” político, esa facultad que le otorga el art. 54 quizás sea vista como “un superpoder” apropiado por el estado, precisamente lo que la oposición quería evitar que suceda.

El gobierno esta en cuenta regresiva, las urgencias lo obligan a redoblar la creatividad y a agudizar el ingenio para sumar apoyos en el congreso, el acompañamiento social para impulsar un reclamo que facilite un contexto mas amigable para lograr un acuerdo político es un terreno aun no explotado por los “estrategas” del ejecutivo. “Hay que hacer el mayor esfuerzo para ayudar a Omar” se escuchó decir un reconocido dirigente del oficialismo; esta claro que cualquier intento es bienvenido para impulsar la aprobación del proyecto y al fin lograr “que sea Ley”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *