Se inició la gestión de Perotti: “Que Dios, la Patria y el Pueblo santafesino, lo acompañen”.

Sergio Alcázar

Después de mucho esperar, por fin, Omar Perotti fue ungido nuevo gobernador de Santa Fe, en un clima de acompañamiento de dirigentes y militantes, con sutiles bajadas de líneas para aquellos “insurrectos” y con una conveniente devolución de “favores” hacia los funcionarios salientes del Frente Progresista.

“A las crisis no se las llora; se las enfrenta y se las derrota”, fue la frase que mas fuerte resonó en el recinto de la Asamblea Legislativa, Omar Perotti hizo una lectura profunda del endeble escenario provincial a partir de lo “superficial” de la información entregada por el gobierno saliente.

El rafaelino desandó parte de su discurso para exponer públicamente un enojo guardado, con tinte de “duro reproche” y que llevó a catalogar de daño institucional la presentación del presupuesto por parte del socialismo, no tuvo ningún reparo Perotti para denunciar la falta de ética y de respeto a la palabra de Miguel Lifschitz advirtiendo que en el futuro no hará lo mismo, allí el ex Senador Nacional le marcó el terreno a su oponente electoral, diferenciándose principalmente en una cuestión moral.

Otro de los destinatarios de la dialéctica discursiva del mandatario fue Maximiliano Pullaro, exponiendo la fragilidad de la política de seguridad que le cupo,  asegurando que trabajará para que la policía sea una fuerza “eficiente y democrática” y agregó que “la policía se ha divorciado de la sociedad y ésta le ha perdido confianza” además prometió cortar los vínculos entre las instituciones y el delito, en clara alusión a tantos policías que en la ultima administración tuvieron actos de connivencia con el negocio de la droga y con actividades delictivas.

Perotti esta decidido a gobernar una provincia en problemas con un perfil basado en la “valentía y en el coraje” para tomar las decisiones necesarias para revertir la difícil situación que le tocara hacer frente de aquí en mas. Porque le será muy necesario mostrarse firme  para sobrellevar una administración donde no las tendrá todas consigo.

En el frente interno, el gobernador electo también dejó señales claras -para que se entienda bien – quien será “el que manda”; las pruebas de ello empiezan a verse, el senador Armando Traferri apareció sentado en los últimos lugares del recinto de la Cámara legislativa del Congreso en el preciso instante de la asunción, es evidente que al sanlorencino lo pusieron en el “freezer” después de lo acontecido con el presupuesto y por ese acto de “traición” al gobernador Perotti, del cual todos coinciden,  fue el principal instigador.

Lo que Perotti intenta llevar adelante en su espacio es un ordenamiento sin dobleces, sin ambigüedades, por eso tampoco extraño ver al Juez Rafael Gutiérrez (integrante del espacio de Traferri) irse evidentemente molesto – previo al acto de jura de los integrantes del gabinete de Perotti en la explanada de la Casa de Gobierno – por habérsele ubicado en la fila 28, lo cual consideró el Presidente de la Corte Suprema como un acto de falta de reconocimiento hacia su persona, lo que no analiza el juez, es que en la política todo se paga, tanto lo “bueno” como también “lo malo”.

La presencia del Presidente en la asunción de Perotti representa un fuerte espaldarazo nacional a su futura gestión. Vengo acompañar a “un amigo” fue el mensaje de Alberto Fernández en referencia al “marco afectivo” que rodea su relación con el gobernador de Santa Fe. El máximo mandatario del país en su “participación” se mostró conciliador en todo momento, en concordancia a la búsqueda de la deseada “unidad” de los argentinos, mientras el rafaelino hizo “excepciones” a esa consigna para “cobrarse” algunas cuentas que quedaron pendientes en los campos de la pasada “transición”.   

Se puso en marcha “la era” Omar Perotti en Santa Fe, sin importar los “focos de conflicto” que se generen, el contador esta decidido a imponer condiciones en su mandato, sabedor que deberá enfrentar un “escenario hostil” en la Cámara de Diputados porque Miguel Lifschitz jugará sus cartas para entorpecer la administración del PJ, lo vivido en el traspaso fue “una muestra gratis” de lo que puede ser capaz, mas aun después que el gobernador electo dejará expuesta, otra vez, “sus travesuras” políticas, en el acto de la entrega de mando.

Los próximos cuatro años pondrán a prueba para que esta hecho Omar Perotti, le juega a su favor que es consciente de lo “que le costo llegar, de la lucha y de las adversidades que tuvo que afrontar”, eso seguramente habrá templado su personalidad y dotado de “fortalezas” a su espíritu para hacer frente a lo viene, por eso se muestra entero y seguro, tanto que no vaciló un instante cuando juró por Dios, por la Patria y por el pueblo de Santa Fe, para en el caso que no cumpla bien con su deber, se lo demanden….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *