!!Se la dieron vuelta!!: El Peronismo perdió en Santa Fe porque “los egos le ganaron a la unidad”.

El resultado de las PASO nacionales en Santa Fe había marcado una buena diferencia entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, los diez puntos obtenidos por el espacio de Alberto Fernández fue un buen aporte importante para la amplia diferencia que obtuvo el peronismo en el país el pasado 11 de agosto.

A partir de ese triunfo primario en las urnas empezaron a jugar algunos intereses personales que nada tienen que ver con la construcción política emprendida desde hace un tiempo ya por el espacio en pos a una reconstrucción partidaria basada en la unidad que le permitió a Omar Perotti ser el gobernador de Santa Fe.

Las primeras gestiones llevadas adelante para darle forma al armado de la estructura que acompañara al rafaelino genero roces y rispideces internas en el espacio. La apropiación que hacen algunos de los cargos a cubrir produjo descontento entre las filas que adhieren a la causa del peronismo santafesino.

Esto a llevado a que empezaran a montarse operaciones para esmerilar las posibilidades de  algunos nombres que salieron a la luz, Roberto Sukerman fue una de las victimas elegidas por aquellos que en las redes viralizaron denuncias en su contra para desprestigiarlo y sacar su nombre de entre los posibles candidatos a ocupar algún ministerio en la provincia.

La reunión de los grupos de fiscalización del domingo próximo pasado llevada adelante en un club de zona oeste de la ciudad de Rosario, generó suspicacias, muchas sillas vacías daban cuenta de la falta de participación de una parte de la militancia, esa ausencia de compromiso puede estar relacionada con la negativa de algunos dirigentes dentro del PJ de brindar el apoyo al momento de fiscalizar el comicio.


No extrañó entonces que el candidato a diputado nacional Germán Martínez al subir al escenario se dirigiera a los participantes del evento pidiendo mediante una fuerte arenga a “los dirigentes del peronismo que dejaran de lado las peleas por un cargo en los ministerios de Perotti y de Alberto Fernández y que se pusieran a trabajar para el partido, porque la elección aun no estaba ganada”.

Ese duro mensaje de Martínez agitó los fantasmas y le dio credibilidad a los rumores de un contraproducente mar de fondo dentro del PJ, donde se hacen inocultables los malestares existentes entre compañeros y sobretodo dirigentes de peso.

Pudo verse en la jornada de ayer una falta importante de control por parte del Frente de Todos en los establecimientos de votación en las elecciones generales, esa desatención permitió confirmar las presunciones sobre los cortocircuitos existentes y que en algunos casos estas rupturas pueden llegan a ser irreconciliables.

El resultado electoral de estas elecciones dejó expuesto no solo una mejoría en la actuación del oficialismo en la provincia sino una falta de atención de aquellos referentes del PJ que debieron estar mas comprometidos en establecer las estrategias y el trabajo necesario en el territorio para mantener la buena diferencia cosechada en las PASO.

El Frente de Todos festeja por un nuevo presidente, Alberto Fernández contribuyó para el regreso del peronismo al poder en la Argentina pero este éxito político en Santa Fe esta sumergido en un manto de sombras, dejando sobretodo un gusto amargo porque nadie esperaba una derrota que generó mucho malestar. La principal razón de este resultado adverso habría que buscarla en el simple hecho de no haber cumplido convenientemente con una de las 20 verdades peronistas, quizás la mas importante, esa que dice que “para un peronista no puede haber nada mejor que otro peronista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *