Se reabre el edificio del Buen Pastor con un proyecto de profundo sentido humanitario y social

El Padre Fabián Belay es el responsable espiritual e ideológico de esta buena obra que se proyecta llevar adelante en el antiguo edificio del Buen Pastor. Belay agradeció a las personas que se acercaron a participar de ese emotivo momento, y aclaro al respecto “hay muchas personas que hacen muchos años que están esperando que este lugar se reabriera nuevamente, un lugar muy querido para un montón de personas, ha sido para muchos una casa, su propia casa y su propia familia”, agregó.

Luego tuvo palabras de gratitud para el Obispo Eduardo Martín por el trabajo realizado para que este lugar se volviera a abrir y por el destino que se le va a dar a toda esta casa. Belay continuo diciendo “queríamos abrir las puertas con el lugar como esta, que todos nos quedemos con esa expectativa de toda la potenciabilidad que tiene este espacio, potenciabilidad espiritual y potenciabilidad de misericordia y amor para nuestra ciudad”

Eduardo Martín tomó la palabra ante el concurrido acompañamiento de vecinos. para expresar “Hoy es un día de gran alegría, después de muchas gestiones las hermanas fueron cediendo ante nuestro pedido,  pero faltaba quien seria el sujeto comunitario que pudiera dar sentido y llevar adelante el proyecto, porque una cosa es la estructura y otra la vida que se le da al lugar”.

“Un día conversando con Fabián se hablo de su proyecto y entonces se lo mandamos a las hermanas, y  eso fue definitorio porque las hermanas no solo nos dieron la iglesia sino también toda la casa por 20 años en comodato, vivimos con mucha esperanza y con alegría esta obra que se inicia”, concluyó

Un poco de historia

En 1896 en la manzana delimitada por las calles Laprida, Virasoro, Buenos Aires y Gálvez se crea una cárcel de mujeres que nunca se definió como tal, sino como un asilo manejado por monjas católicas de la orden del Buen Pastor. Allí se disciplinaba y “moralizaba” a las díscolas y a las desamparadas de la clase obrera rosarina. El Buen Pastor fue en esos años un proveedor de mano de obra femenina no calificada para los sectores burgueses de Rosario, que ahí encontraban sirvientas gratuitas. Como contrapartida para seguir alimentando la fábrica de esclavas, los patrones estaban revestidos de poder para encerrar allí a las que en sus fábricas o en sus camas tuvieran “mal comportamiento laboral”, al igual que un marido tenía potestad para remitir a la esposa que abandona el hogar conyugal o un padre a la hija que se iba sin su permiso de la casa familiar según constan en los registros de ingreso estos tres motivos como habituales causas de confinamiento: “En el rubro otras se ha incluido a 129 mujeres cuyas razones de entrada fueran adulterio, el ejercicio de la hechicería, el curanderismo, el encubrimiento, como así también 12 jornaleras encerradas en el mes de septiembre de 1905 por realizar huelgas”. Hasta 1926 la mujer fue jurídicamente incapaz y subordinada al hombre; las de los sectores más vulnerables podían ser encerradas si osaban enfrentar la explotación o el ultraje. Luego el rol de la mujer en la sociedad y también el del asilo, fue otro muy distinto al de esos primeros tiempos.

Actividades

Todos los días sábados habrá jornadas de trabajo, las tareas incluyen el cuidado de los jardines, trabajos de albañilería, restauración  de las imágenes, limpieza de los patios y demás.

Proyectos para el uso del edificio              

La primer parte del edificio será destinada para el refugio de personas en situación de calle, un espacio que funcione todo el año y las 24 horas del día, para muchos rosarinos necesitados de contención.

En otro sector habrá talleres y cooperativas, algunas ya están funcionando en el Padre Misericordioso, tendrán un espacio las actividades que se desarrollan en los barrios y un lugar para Caritas que está llevando adelante otros emprendimientos, también se va a utilizar para actividades pastorales.

“Tenemos un montón de desafíos, si Dios nos comparte sus sueños, nosotros tenemos que soñar y ayudarlo a Dios, el responsable de todo esto es Dios, que se tiene que hacer cargo también, le vamos a pedir que nos acompañe, todos los que puedan ayudar bienvenidos sean, porque si somos muchos haciendo poco lo vamos a lograr” finalizó el Padre Belay ante el aplauso cerrado de los participantes.

One thought on “Se reabre el edificio del Buen Pastor con un proyecto de profundo sentido humanitario y social

  • 3 abril, 2019 at 10:28 am
    Permalink

    Que buena noticia!
    Después de tantos años de gestiones fallidas ese enorme edificio vuelve a prestarse para ayudar a los humildes.
    Que pasión por “hacer” la del Padre Fabian!
    Todo un ejemplo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *