¿Ser o no ser?: El dilema de las “leyes de emergencia” de Perotti.

¿Ser o no ser? Es la primera línea de un soliloquio de la obra de William Shakespeare, Hamlet siendo considerada y usada como síntesis de los procesos mentales de indecisión y duda, ​ es una de las citas más famosas de la literatura universal y la más conocida de esta obra en particular.

Sergio Alcázar

El proyecto de las leyes de emergencia atraviesa por ese mismo proceso de incertidumbre, tendrá en los próximos días su segundo round, el gobernador  Omar Perotti proclamó por estos tiempos la imperiosa necesidad de contar con las normativas para empezar a darle reales soluciones a los problemas que acucian por estos tiempos a los santafesinos y para llevarle algo de alivio a sus vidas.

Para ser responsable con la búsqueda de una salida a la difícil situación que atraviesa la provincia, el gobernador convocó en la semana a los distintos sectores de la sociedad para compartir con ellos la información de esta primera etapa de gestión, que estuvo signada por los contratiempos heredados por la falta de recursos en las arcas de la provincia.

El informe presentado detalla la magnitud del déficit financiero que padece Santa Fe, para que todos los actores tengan una real dimensión de la critica situación y de paso, para excusarse ante los referentes sociales de la imposibilidad del tratamiento inmediato de muchos reclamos que se le hacen al estado a diario.

Las leyes de emergencia fueron estigmatizadas desde su primera presentación de ser herramientas que otorgarían “superpoderes” al ejecutivo, esa fue la principal bandera que el socialismo enarboló para proclamar abiertamente su rechazo y lograr el masivo voto en su contra.

Lo que cambio de aquel fallido intento de aprobación en la Cámara de Diputados a este presente es la estrategia del gobierno, esta vez hicieron hincapié en conseguir el acompañamiento de la sociedad, ese “pedido” de apoyo fue bien visto por el santafesino, las organizaciones dieron el visto bueno y como consecuencia, empujan a la clase política a predisponerse de otra manera para intentar llegar a un acuerdo.

En los próximos días los ministros de Perotti se reunirán con una delegación del Frente Progresista integrada por Enrique Estévez, los diputados provinciales Pablo Farías y Joaquín Blanco y el “infaltable” dirigente Rubén Galassi. “Escucharemos lo que el gobierno tiene para proponer y esperamos que el oficialismo no insista con una megaley imposible de votar”, fue la advertencia que el diputado Blanco ante la posibilidad de un nuevo rechazo.

Cabe recordar que, aunque nadie de los involucrados se atreva a confirmarlo, el Frente Progresista generó acuerdos “bajo cuerda” con Angelini y Granata, la composición del voto de los diputados en la sesión donde se produjo el rechazo a la Ley de Emergencia confirma totalmente que esa concordancia de intereses se cumple con total puntualidad y vigencia.

El gobierno abrió otro camino de negociación donde espera conseguir un “guiño” favorable del radicalismo en la nueva puesta en escena de las leyes en el congreso, las conversaciones llevadas adelante con el sector apuntan a un trabajo en común para dejar en un segundo plano las diferencias políticas que existen entre ambos espacios, una señal positiva al respecto la dio el presidente de la UCR en Santa Fe Carlos Fascendini quien expuso públicamente que existe una falta de liderazgo excluyente en el socialismo,  el radicalismo esta con ganas de “pegar el portazo” en la alianza,  para convertirse nuevamente con “luz propia” en una alternativa política.

Mientras distintos dirigentes del oficialismo apuestan a fomentar conciencia en la dirigencia política de la necesidad de propiciar un gran acuerdo, tanto Saín, Borgonovo y hasta el propio Senador Nacional Mirabella hicieron mucho hincapié en establecer canales de dialogo que permitan una predisposición amigable de la oposición.

El “objetivo” buscado con los legisladores opositores es antepongan en sus decisiones el “sentido social” que persiguen las medidas, antes que insistir en defender “puntuales intereses políticos” del momento y ponerlos sobre “actos” de una latente condena social que pueda generarse sobre ellos, ante un nuevo “rechazo” de las leyes, allí radican las razones para el optimismo del ejecutivo de poder contar con esas necesarias herramientas.

Los días que vienen serán cruciales para empezar a develar el futuro de las leyes que mandara al Congreso el gobierno y como la necesidad tiene cara de “hereje”, los dirigentes del PJ están dispuestos en agotar todas las vías para lograr que estas normas sean aprobadas, porque las consideran indispensables para darle visos de gobernabilidad a la provincia y para generar efectivas respuestas a los reclamos de los santafesinos.

La primera estación que deberán recorrer estas leyes será el Senado donde el peronismo tiene mayoría, aunque eso no “garantiza nada”, porque dependerá del “humor” del Pipi Traferri y sus seguidores a la hora de levantar la mano en el recinto.

La “madre de las batallas” se librará, incuestionablemente, en la Cámara de Diputados donde el Socialismo ha logrado consolidar un fuerte frente opositor ya que cuenta con la complicidad de Cambiemos y del Bloque “Somos Vida”, atendiendo esa vital cuestión el gobierno centrará su estrategia en “ir” a convencer a aquellos diputados que sean “permeables” a un cambio de opinión y obtener de esa manera, el favor de su voto.

¿Ser o no ser? es la cuestión, todas las voces del oficialismo predican un mismo mensaje, casi como un “mantra”, el mismo reza: “es momento de generar consensos” , así abrieron el juego para promover acuerdos, la pelota ahora está en la “cancha” del Frente Progresista, mucho tendrá que ver la decisión que adoptarán los diputados que conforman la  mayoría de la cámara baja, en ellos recaerá la enorme responsabilidad de decidir cómo votar, “si pensando en la gente o acatando la orgánica partidaria”, en sus manos reposa el poder para que los proyectos, finalmente,  se conviertan en ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *