“Si en política los votos son amores, a la grieta que le van hablar de amor”

Se largó la temporada de campaña, por el clima tórrido, en ojotas y short de baño. Las señales se entregan a domicilio a diario, por ahora, sin tantas estridencias porque la pandemia sigue siendo un anfitrión permanente por estas tierras. Los espacios ya tienen la mira puesta en las intermedias de este año, aunque casi todos al unísono, se esfuercen en negarlo.

Y como era de esperar en esta coyuntura, lo cuantitativo paga doble y por esa razón se empiezan a medir a los candidatos, los sondeos de opinión pública están a la orden del día. Algunos estudios son notoriamente caseros, otros digitados, perdidos por allí aparecen los medianamente serios (los menos)  como también las infaltables servilletas de papel con datos siempre incomprobables, que persiguen el ánimo de instalar un nombre a cualquier precio. La politiquería juega su rol, la mayoría de las veces.  

Son recurrentes los sondeos que buscan reafirmar el nombre de Miguel Lifschitz como numero puesto para pelear por un lugar en el senado nacional, y si es posible como único elector de la oposición, un requisito sin ecuanon para que confirme su partida, así parece todo indicarlo.

El oficialismo tiene a Roberto Mirabella (hombre de suma confianza del gobernador Perotti) como una fija para la grilla de largada, en dupla con Marilin Sacnun  para ir por los lugares en el senado, no son pocos los operadores políticos que se esfuerzan en señalar que ambos no miden en la opinión pública.

Pero como “para muestra solo vale un botón”, vale recordar que Albor Cantard en las intermedias del 2017  fue candidato a diputado nacional con menos de un 5% de conocimiento en la sociedad santafesina– a este quién lo juna solían decir los votantes de entonces –  y después gracias a la polarización y a representar a Cambiemos, llegó a casi un 38%  de los sufragios. Se llevó a su casa los votos, las urnas y hasta los fiscales de mesa, a falta de pelotas y de hacer tres goles.

Pablo Javkin otro de los que mejor abreva en la fuente de los buenos números de imagen de las encuestas, da la sensación, a partir de los últimos encuentros oficiales, de tener una sintonía fina con el gobierno provincial. Los hurgadores de pasado no dejan de señalar la añeja y buena relación que existe entre el intendente y el ahora ministro de gobierno Roberto Sukerman fomentada desde épocas donde le sacaban lustre a la política universitaria, tiempos de Franja Morada y de Juventud Peronista.

Ese lazo de confianza y amistad entre los dirigentes abona al fortalecimiento del buen momento que se traslucen de las relaciones entre los mandatarios de la ciudad y de la provincia.

Algo que genera ataques de caspa entre los popes del Frente Progresista, que ven preocupados como Javkin estrecha vínculos con el oficialismo provincial. “El que sospecha invita a traicionarlo” decía Voltaire, en el socialismo se cuidan en no sospechar demasiado del intendente, por las dudas.

Mario Barletta, Maximiliano Pullaro, Galdeano y Fascendini parecen tener la misma idea sobre lo indispensable que resultaría ampliar las bases del Frente Progresista para llegar con aspiraciones serias a la contienda electoral de este año.

Los radicales que forman parte del NEO (Nuevo espacio Organizado) o del MAR (Movimiento de Acción Radical) quieren elevar el valor de sus estructuras como impulsores de este nuevo armado. Todos estos espacios radicales son como “frepasitos tardíos” que no mueven el amperímetro dentro del electorado santafesino, señaló a este medio un dirigente socialista que se opone a la idea de abrir la tranquera.

El intendente Javkin surfea en la impiedad de la pandemia, en la ola de delitos en la ciudad de Rosario y esquiva las críticas que le llueven por el nuevo sistema de transporte. El dirigente del CREO  sabe que no puede desentenderse del socialismo por el peso electoral que su estructura tiene,  pero tampoco, no puede quedarse sin gestionar en el municipio y para ello necesita imperiosamente de la ayuda del gobierno provincial. A Javkin  el presente lo encuentra con “un pie en cada plato”, mimetismo político le dicen….

Juntos por el Cambio durante esta semana tuvo un par de encuentros virtuales entre los máximos dirigentes nacionales, Macri, Larreta, Bullrich, entre otros, fumaron una “pipa de la paz” on line para intentar ir todos juntos en las intermedias. “Desunidos no vamos a ninguna parte” supo arengar Macri, Habrá que ver como esta decisión afecta al armado del espacio en Santa Fe donde las posturas contradictorias de sus máximos dirigentes prometen internas y algo más, si fuera necesario.

Federico Angelini, presidente del PRO santafesino,  tiene una posición ambivalente por estos días, parece cerrarle tanto la posibilidad de tener a Carlos Reutemann como candidato a repetir banca en el senado, como también apoyar a Lifschitz en un hipotético escenario de “candidato único” de la oposición.

Lo que no quiere Angelini es que José Corral y Roy López Molina le compitan su poder,  por eso agotará todas las acciones posibles para limitar su crecimiento. El ex intendente de la ciudad de Santa Fe y el concejal rosarino están convencidos de sus posibilidades de ganar una interna, en épocas de tanto hastío de la gente con la política cualquier expectativa se torna posible. Todo está por verse y definirse en Cambiemos, mientras miran de reojo y con cariño otra posible polarización electoral para los comicios venideros.

El escenario político santafesino hoy esta segmentado en tres tercios, con el Peronismo, Cambiemos y el Socialismo disputándose la preminencia. Lifschitz juega con su participación a las escondidas, porque no quiere ser una víctima de la grieta, esa que será juez y parte al momento de las urnas. Si la oposición sigue en esta tesitura de división forzada el oficialismo se llevará sin transpirar mucho la victoria, tener un piso de 35% de votos así lo avala.

Parafraseando a Homero Manzi se podría escribir que “en la política los votos son amores. Entonces a la grieta, como viene la mano !que le van hablar de amor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *