Silvio Berlusconi: la política y el deporte

El “deporte” es utilizado por la “política”; actuando como factor determinante para lograr objetivos políticos concretos. En La Voz de Rosario te contamos la “estrategia política” que tuvo Silvio Berlusconi en el 1986.

El fútbol italiano fue fundamental en la “estrategia política” que desarrollo Silvio Berlusconi, para acceder por primera vez a la presidencia de Italia. A través de éste deporte, apoyándose en su poder mediático, constituyo su “plataforma ideal” para lograr su objetivo electoral. Su primer paso fue comprar al popular e histórico equipo de fútbol AC. Milán. Para Berlusconi, el fútbol y su retórica, resultan indispensables dentro “su estrategia”. Este político, comprende que para los italianos, el fútbol representa algo más que un  juego, es decir, forma  parte de “su mundo”, que en algunos casos, va más a allá de ser una pasión, una ideología y hasta  porque no, un culto a “dioses de carne y hueso”. Creó de la nada un partido político; sin una clara ideología, pero con un nombre pegadizo y fácil de recordar como lo es: “FORZA ITALIA!” (Cántico popular de la selección italiana de fútbol). Eligió también el color azul como representativo partidario, en alusión a la camiseta de la selección italiana de fútbol. El veinte de mayo de mil novecientos noventa y cuatro, es elegido presidente de Italia. El Deporte-Poder, en el contexto político, no resulta novedoso, ya que el poder comunicativo del deporte, data de la época de los emperadores romanos que utilizaban los circos y gladiadores, fundamentalmente como arma de propaganda. El fútbol como los otros deportes, representan no solo una forma de “entretener al pueblo”, sino también una herramienta y controlarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *