Socios de clubes de Rosario reclaman que les bajen las cuotas

En los clubes Gimnasia y Esgrima de Rosario y Provincial comenzarán a hacerlo este mes. Náutico, en tanto, empezó a aplicar descuentos desde abril, acorde con la pandemia.

Un grupo de socios del club Gimnasia y Esgrima de Rosario (GER) se quejó por la negativa de la institución a reducir las cuotas societarias bajo la pandemia, mientras las entidades estuvieron sin actividades, que retomaron con restricciones el último lunes. Lo mismo había sucedido en Provincial.

Los socios de GER pidieron que bajen el aporte mensual, pero no tuvieron suerte. El club sólo ofreció un descuento del 10 por ciento en la cuota de junio para aquellos que estén al día. “Cuando se tomó esa decisión, la comisión directiva mandó una nota en la que alegaba que los gastos más importantes, como los sueldos, se mantenían igual, por lo que no se podía bajar el valor”, cuenta un socio.

Sin embargo, detalló que después se enteraron, hablando con los empleados, de que el club entró el mes pasado al programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), por el cual el gobierno nacional paga la mitad del sueldo de los trabajadores. “Incluso había pendiente un aumento salarial que la conducción frenó con la excusa de que los socios no estaban abonando las contribuciones”, dijo el afiliado que no quiso revelar su identidad.

El comunicado, al que accedió La Capital, está fechado el 7 de mayo y refiere que el cobro de cuotas societarias ronda el 50 por ciento. El aporte a los empleados del club llegó el 8 del mismo mes. El descubrimiento enojó a los asociados que habían pedido que se rebajaran las cuotas. “Nos pareció una falta de respeto. Se están aprovechando de la situación”, afirmó con fastidio. Una cuota de grupo familiar ronda allí los 9 mil pesos por mes.

En el Club Provincial hubo una movida similar, que incluso llegó a que los integrantes de la comunidad de la entidad lanzaran en mayo una petición virtual que firmaron casi 900 socios, bajo amenaza de dejar de abonar o darse de baja. “Teniendo en cuenta la difícil situación que estamos atravesando, y que el club no ha prestado servicios, solicitamos una reducción de la cuota no menor al 40 por ciento y que se suspenda el cobro de las actividades deportivas no brindadas”, escribió en el sitio change.org Mariano Sáenz Almagro, promotor del pedido.

La institución respondió, aunque con valores más bajos. “Nos han aprobado el aporte del Estado nacional mediante el Programa ATP. A raíz del mismo, cumplimos con el compromiso que tomamos y les brindaremos importantes beneficios”, dijo la conducción en un comunicado en el que agradecieron a “la familia provincialista que comprendió la situación y nos viene apoyando de forma incondicional con el pago de las cuotas societarias”. Por ello, anunciaron que “los socios que tengan la cuota de junio al día, gozarán de un descuento del 20 por ciento en la cuota de julio y un 50 por ciento de bonificación en los aranceles deportivos”. El grupo familiar ronda los 5.800 pesos por mes.

En tanto, desde el municipio advirtieron que ambos clubes enfrentaron situaciones difíciles bajo la cuarentena. “Tienen algún gasto menos, pero lo que baja por un lado sube por otro”, comentaron. Apuntan como factores la merma en el cobro de cuotas y muchos socios que se “borraron”. Una cuota fija que pagan a la Empresa Provincial de la Energía y el mantenimiento de los espacios verdes son otros costos pesados que siguieron enfrentando.

Como contraejemplo de GER, Náutico Sportivo Avellaneda sí implementó una batería de rebajas. Como primera medida, a partir de abril la comisión directiva decidió no cobrar los aranceles deportivos en su totalidad, a la vez que hizo una reducción del 30 por ciento en los costos de mantenimiento de caleta, motonáutica y kayaks. También bonificó el 100 por ciento de las reposeras y lockers.

Luego, con la llegada de los ATP que significó un aporte del Estado de un 30 por ciento de la masa salarial general, bajó un 15 por ciento la cuota societaria de junio. En la brevedad se aprobaría otro descuento del 15 por ciento en julio, por la renovación del programa. “Se tomó como base el estudio de costos, se descontó lo que no se iba a gastar por tener el club cerrado”, detalló el vicepresidente, Pablo Creolani.

Los socios están agradecidos. El 70 por ciento sigue al día, contra un 95 por ciento que lo hacía antes de la pandemia. Con el otro 30 por ciento, el club está en comunicación permanente para resolver su situación particular, sin dar de baja a ninguno.

“A todos se les permitió desarrollar el pago como pudieran. La idea es resolverlo con la gente adentro y sin poner las finanzas del club en riesgo”, señaló Creolani.

El grupo familiar, matrimonio e hijos hasta 27 años cuesta entre 1500 y 5200 pesos.

Fuente: La Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *