Supercopa: Central resistió como pudo en el partido y perdió a los penales frente a Boca.

Los primeros quince minutos se jugaron en la mitad de la cancha, las precauciones le ganaban por goleada a la creatividad. El planteo de Cocca daba sus resultados, los cinco defensores anulaban cualquier intento de Boca.

A los 19 minutos el pibe Villalba rompió la monotonía, se animo con un remate de media distancia que obligó a una gran respuesta de Andrada que con esfuerzo la mandó al corner.

Un rato después Boca tuvo una clara cuando Villa por primera vez desbordó a Barbieri y su centro rasante fue bien interceptado por el arquero Ledesma.

Boca tenía el control de la pelota y jugaba en campo contrario, pero las ideas del equipo de Alfaro se diluían al llegar al área de Central.

No generaba fútbol Reynoso tampoco podía Zarate asociarse con Villa y Benedetto  y el xeneize quedaba muy partido en ofensiva.

Central por su parte cumplía al pie de la letra el libreto de su técnico a la hora de marcar y trataba de salir rápido con Lovera, única arma que disponía el canalla para inquietar al rival.

Poco más para destacar en la primera parte del partido signada por la paridad de fuerzas, con dos equipos que se cuidaron de no cometer errores y que arriesgaron en cuentagotas. El cero a cero es el resultado que mejor reflejaba lo hecho en ese primer tiempo por ambos equipos.

El arranque del complemento fue un concierto de desaciertos a la hora de darle buen destino a la pelota.

El campo de juego en mal estado tan bien conspiraba para que los jugadores pudieran moverse con normalidad. Central muy refugiado en su territorio permitía que Boca se le viniera encima aunque sin demasiada claridad en las cercanías del arco de Jeremías Ledesma.

Sobre los 17 minutos el equipo de Gustavo Alfaro tuvo otra jugada clara de gol, corrida de Villa que eligió mal la definición, rematando muy incomodo al arco de Central cuando por el medio llegaban pidiendo el pase tanto Zarate como  Benedetto.

De a poco Boca empezó hacer valer sus individualidades y  fue inclinando la cancha hacia Ledesma, el canalla obligado por el rival se arrinconó alrededor de su arco.

Pasado los 26′ combinación entre Nandez y Zarate, término con el uruguayo definiendo muy mal desde inmejorable posición entrando por el medio del área.

A los 37 Boca lo tuvo dos veces en la misma jugada, primero Pavón y luego Benedetto sacudieron los palos del arco de Ledesma, de manera increíble Central se salvaba milagrosamente.

El partido terminó con un monólogo de Boca, Central sin piernas se recluyó como pudo en las inmediaciones de su arco para aguantar cada embestida del rival, que merecía ampliamente la victoria.

El partido se tornó dramático con el canalla resistiendo a un Boca que terminó entero pero que no pudo plasmar en el marcador la diferencia que evidenciaba en el juego, sobretodo por lo hecho por el equipo de Alfaro durante todo el segundo tiempo.

La lotería de los penales inclinó la balanza por 6 a 5 hacia quien hizo mejor las cosas en el partido, para Central le queda el pequeño consuelo de haber sido digno y por haber estado a la altura del compromiso, venia como punto y por muy poco no fue banca y eso en el presente del canalla, sirve al menos para mirar el futuro con algo mas de optimismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *