Tenis: Rafael Nadal es “el Rey indiscutido” de París.

Es su hábitat, el polvo de ladrillo o tierra batida como suelen llamar a la superficie de arcilla los españoles, es el lugar en el mundo de Rafael Nadal, allí en ese piso color ladrillo aplasta, destruye y pone de rodillas a sus rivales.

Este domingo 9 de junio cumplió con el rito llevado adelante durante doce veces, en Paris en el abierto de Roland Garros volvió a levantar la Copa de los Mosqueteros,  procedió a masticar nuevamente el metal del trofeo y se convirtió en un mito sobre polvo de arcilla.

Son ya 18 grandes slams, 12 de esos trofeos en la Ciudad de la Luz, este último obtenido después de un paseo de principio a fin, sin mayor oposición en el trazado que la planteada por el teórico sucesor, Dominic Thiem, en la final por un 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1, en 3h 01m.

A sus 33 años, Nadal continúa reinventándose desde lo físico para mantener una intensidad de juego que lo hace invencible en esta superficie, desafiando a la lógica y a los pronósticos. La historia casi siempre tiene el mismo final, el mallorquín llevándose el titulo sin importar los pergaminos de quienes tenga por delante.

Rafael Nadal volvió a coronarse campeón en Paris, no habrá rotativas detenidas por la noticia, porque en el mundo del tenis se sabe que si Rafa esta bien desde lo físico y mental no existe nadie capaz de arrebatarle la corona en su propio reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *