“Tiempo para pensar”

La cuarentena extendida por el presidente Alberto Fernández hasta el día 26 de abril  permitirá disponer no solo de un mayor tiempo de ocio sino de un espacio para “pensar”, y en esa coyuntura entran los políticos de nuestra provincia, que por estos tiempos le han corrido el eje de sus expectativas y tienen que adaptarse o readaptarse a un nuevo cuadro de situación donde los juegos por el poder pasaron a un segundo plano.

Sergio Alcázar

Quien no dispone de tiempo para meditar es el gobernador Omar Perotti dedicado full time a sortear los escollos que le presenta a diario la pandemia, el rafaelino a tomado personalmente la conducción de la crisis sanitaria en la provincia por esa razón no tiene descanso en su compromiso de hacer cumplir la cuarentena a la sociedad santafesina y en atender las necesidades alimentarias de los barrios más vulnerables de Santa Fe.

Un escenario diametralmente opuesto sucede con la oposición toda, sin mucha actividad por delante en lo inmediato, muchos dirigentes empiezan a delinear los pasos a seguir para el próximo año electoral, en unas intermedias que tendrán un significado muy especial, pues el coronavirus generara un cambio sustancial en la forma de actuar de la gente, ya nada será igual después de la pandemia.

Esto obligara a la clase política a reconfigurar sus estrategias pues los estándares de los reclamos de la población serán otros, o quizás los mismos, pero sometidos a nuevas formas de exigencias, allí radicará la habilidad de cada espacio para saber adecuarse a este nuevo escenario, mas aun en una provincia donde siempre se recicla esa idea de que “nadie tiene el voto comprado”.

Uno de los espacios que estará abocado a “pensar” bien los pasos a dar es Juntos para el Cambio, el próximo será un año para medir fuerzas buscando intentar quedarse con la bandera del poder en el Pro donde competirán Federico Angelini y Roy López Molina, quienes desempolvaran nuevamente, viejas e irreconciliables diferencias.

El diputado nacional llega a esta contienda debilitado, se quedó sin el respaldo del gobierno nacional, con un estructura visiblemente resentida – muchos soldados caídos en los caminos del recambio en las instituciones publicas-  y tendrá que hacer frente a un Roy renovado, que ha propiciado buenos nexos con la conducción de  la intendencia de la ciudad de Rosario y que considera que le ha llegado el momento para hacerse cargo de conducir los destinos del partido en Santa Fe

Será una disputa atractiva entre dos de las caras mas visibles de Cambiemos, debido al mar de fondo que arrastran, con situaciones personales nunca blanqueadas y mucho menos desmentidas , las cuales quedaron formando parte de los misterios que sobrevuelan la rica “fábula” política de la provincia.

También habrá que prestar mucha atención a los pasos que darán José Corral y Carlos Reutemann,  quién debería renovar la banca en el Senado nacional, el ex intendente de Santa Fe por su parte,  reclamaría mayor participación en el espacio, caso contrario, vería con buenos ojos pegar el salto a las filas del Frente Progresista, en cambio,  el futuro del ex piloto de formula uno dependerá mucho de la buena predisposición que tenga hacia su persona Patricia Bullrich al momento de armar las listas. 

El Frente Progresista en aislamiento se permite pensar los distintos escenarios posibles para el año 2021, Lifschitz como un “faro” que guía todas las alternativas – mientras supera el trago amargo por la Ley de emergencia aprobada-  empieza a definir los jugadores de cara a la próxima contienda electoral.

¿Qué pasara con Bonfatti y Giustiniani? es uno de los interrogantes mas pesados que tendrá que resolver el ex mandatario provincial, aunque “voces de su entorno cercano” advierten que ambos estarían jugando dentro del espacio formando parte de una lista por cargos nacionales, al igual que Barletta, quién sigue alimentando la idea de conformar un frente más amplio para darle batalla al peronismo en lo que viene.

En el peronismo todavía no se han puesto a deshojar la margarita, pues están enfocados en un presente donde la pandemia se lleva toda la atención, por esa razón todavía no se han dado movimientos en las filas del espacio que presagien algún borrador de posibles candidatos , quedan atrapados en esta disyuntiva Marilin Sacnun y Roberto Mirabella, dos nombres propios a tener muy en cuenta a la hora de revalidar puestos en la Cámara Alta de la Nación defendiendo la camiseta del PJ, aunque todavía es demasiado apresurado para colocarlos en una hipotética “partida”, eso dependerá de las decisiones personales que adopten ambos, llegado el momento  y sobretodo,  de un contexto político favorable a sus posibilidades.

El resto de los actores políticos de la provincia “no piensan” demasiado a futuro, tanto Del Frade como Monteverde esperaran el paso de los días y mas cerca de fin de año intentaran generar juntos una alternativa para aspirar a un deseo “compartido” y postergado: “una diputación nacional” y para Amalia Granata la cuestión esta mas clara, quedó muy lejana la posibilidad de competir por un cargo nacional porque se encargó personalmente de licuar el capital de votos que tenia debido a malas decisiones políticas, aunque aun mantiene una esperanza, que dependerá de que los vínculos propiciados en este tiempo le otorguen algún rédito. 

Santa Fe ingresa en una nueva etapa de cuarentena obligatoria, los santafesinos empiezan a estar más preocupados no solo por el temor al contagio del covid-19 sino por las dificultades económicas que este virus les esta generando, en este contexto tan atomizado de urgencias,  los protagonistas de la vida política de la provincia quedaron “fuera de cuadro” con nulo margen de acción para estrategias partidarias y con muchísimo tiempo para “pensar” que será de sus vidas después que pase la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *