Todo lo que tenes que saber para volver a los gimnasios en Rosario ¿Para cuándo?

La actividad que sería rehabilitada la semana próxima ya tiene un protocolo sanitario aprobado que establece turnos, distanciamiento y medidas de higiene.

Los gimnasios ya tienen aprobado el protocolo sanitario para cuando se disponga el reinicio de sus actividades en el marco de la pandemia de coronavirus, posibilidad que estaría muy próxima a concretarse y que representaría un alivio para uno de los sectores que aún siguen inactivos.

Con el objetivo de no demorar la puesta en marcha, la cámara del sector junto a la Secretaría de Deporte y Turismo de la Municipalidad conformaron un manual de procedimientos para ajustarse a los requerimientos operativos establecidos por las autoridades sanitarias.

Entre los lineamientos generales del protocolo, se establecen seis puntos claves para garantizar la seguridad a los usuarios y hacer viable cada lugar de entrenamiento.

El distanciamiento social impone la reorganización del espacio físico e ingreso del público, para lo cual demandará la concurrencia mediante la obtención de turnos con limite de tiempo para el entrenamiento y el uso intercalado de los equipamientos, al tiempo que se fija una distancia de 2 metros entre los asistentes.El intervalo entre turnos deberá ser de 10 minutos como mínimo, para así evitar que haya un encuentro entre quienes culminan su sesión con aquellos que ingresan para cumplirla, y durante ese lapso proceder a la limpieza del ámbito y elementos utilizados por la rutina, con la correspondiente ventilación.

A su vez habrá una serie de medidas de limpieza e higiene personal de cada usuario, del espacio y del equipamiento, las que deberán contar con la información protocolar mediante carteles y la disposición de kit para que los usuarios puedan acceder al uso de materiales de higiene individual.

Para evitar un eventual contagio de personas asintomáticas, mientras dure la permanencia dentro del gimnasio o centro de entrenamiento será de uso obligatorio de tapabocas o máscaras protectoras, a sabiendas que la cantidad de asistentes en simultáneo dependerá de los metros cuadrados habilitados para cada gimnasio.

Es por ello que cada centro adaptará los programas y actividades de entrenamiento para que la circulación sea segura, razón por la cual acondicionará sus espacios de entrenamiento de manera tal que respeten las distancias estipuladas y, de ser necesario, dejará espacios o máquinas sin utilizar.

Para tal fin se prevé que la ejecución de los ejercicios en todas las áreas deberá realizarse dentro del espacio delimitado para cada aparato, mientras que el uso de elementos en el área de pesos libres se realizará bajo el sistema de delivery, siendo el profesor el responsable de entregar y recibir las mancuernas y cada uno de los elementos e higienizarlos.

En cuanto a los elementos de higiene, se deberá disponer de solución hidroalcohólica (70 % alcohol, 30% agua) para la desinfección personal, como así de un dispenser de alcohol en gel o rociador con mezcla hidroalcohólica por cada área o salón del gimnasio invitando a los socios al uso frecuente del mismo.

El protocolo también determina que cada cliente deberá concurrir a su cita de entrenamiento con su botella con agua y toalla personal, ya que no se podrá utilizar el servicio de dispenser de agua ni los bebederos, mientras que el uso de los vestuarios se habilitará de a una persona por vez, y se podrá utilizar el lavamanos y los sanitarios, permaneciendo inhabilitados para el uso de duchas.

Fuente: La Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *