Tokio 2020 estudia como bajar los costos mientras el COI analiza las protestas de los deportistas contra el racismo

Sin lugar a duda, la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fueron la gran noticia de este año en lo que tiene que ver con el deporte. La pandemia mundial de coronavirus hizo que el evento olímpico debiera posponerse, para preservar la salud de los deportistas y millones de turistas que iban a llegar a la capital nipona.

Tras haber tomado esta decisión, las autoridades y organizadores de los Juegos, ahora buscan una manera de simplificar los Juegos Olímpicos para así reducir el gasto. Según los cálculos hechos en Japón, el aplazamiento del evento podría costar entre 2.000 y 6.000 millones de dólares. Incluso, la mayor parte del presupuesto recaería entre los contribuyentes.

Hasta el momento las autoridades no tienen claro cuáles serían los recortes y quizás no lo tengan hasta dentro de algunos meses, cuando se pueda estudiar cómo se encuentra la situación sanitaria en todo el mundo.

“Junto con el Comité Olímpico Internacional (COI), comenzamos a evaluar los niveles de servicio que planeamos originalmente. Estamos en proceso de identificar más de 200 puntos que se podrían simplificar”, comentó Toshiro Muto, director ejecutivo del Comité Organizador Local.

Según lo trascendido, se especula con que se podría reducir el relevo de la antorcha y quizás combinar las ceremonias de clausura y apertura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Pero el deporte no tendría recortes.

Autorizados a manifestarse

Por último, el Comité Olímpico Internacional le abrió una puerta a las protestas contra el racismo en los Juegos Olímpicos. Dificil es de olvidar el famoso gesto en favor de los derechos de la población afroamericana que protagonizaron en el podio de México 1968 de los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, levantando un puño con un guante negro.

El COI en aquel momento consideró ese gesto “fuera de lugar”, por su tinte político, y ordenó que los 2 atletas fueran suspendidos y expulsados de la Villa Olímpica, aunque esto último no tuvo lugar porque los mexicanos se negaron.

Ahora, el Comité Olímpico Internacional se mostró abierto a la posibilidad de que los deportistas realicen gestos de protesta contra el racismo o a favor de los derechos humanos.

“Los Juegos Olímpicos son una poderosa manifestación global contra el racismo y a favor de la inclusión. No habrá paz hasta que los prejuicios que ahora separan las diferentes razas sean superados, y para ello nada mejor que reunir a jóvenes de todos los países periódicamente”, dijo Thomas Bach, máxima autoridad del Comité Olímpico Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *