Tras las quejas de vecinos, el municipio hace cambios en el sistema de emergencia del transporte

Se modificarán recorridos de algunas líneas a pedido de los usuarios. Más allá de que la implementación sea el 25 de enero, seguirá abierto el diálogo

La Municipalidad de Rosario anunció este miércoles algunos ajustes al esquema de emergencia del transporte urbano que comenzará a regir desde el 25 de enero. Como resultado, se modificará el recorrido planteado para algunas líneas que llegan a los barrios Saladillo, Tablada, Pichincha y Hostal del Sol.

En una conferencia de prensa liderada por el intendente Pablo javkin y la secretaria de Movildad Eva Jokanovich, se planteó que el transporte urbano está en emergencia y mantenerlo funcionando es esencial y que más allá de la implementación del nuevo esquema en apenas unos días, continuará abierto el diálogo con vecinos y la posibilidad de eventuales ajustes.

“No me molesta ningún aporte ni critica que algún vecino haga. Estoy seguro de que esto lo vamos a pasar, cuando la pasemos tendremos una ciudad que aprendió a enfrentar una pandemia y aprendió a hacerlo de la manera más unida posible”, remarcó Javkin.

“Estamos abiertos a seguir escuchando la demanda de los vecinos después del 25”, aclaró además el intendente.

A su turno, Jokanovich remarcó: “Queremos colectivos circulando por Rosario y por eso trabajamos”. Y enfatizó: “No es el transporte que queremos y soñamos, es el que podemos tener en este momento en la ciudad”.

La secretaria de Movilidad sostuvo que hubo mucho trabajo de equipos técnicos a la hora de armar el esquema de adecuación. Pero reconoció: “Si bien equipo que trabajo es de técnicos rosarinos que hace años que trabajan en esto, los que más saben de transporte en la ciudad son los usuarios”.

Contó que desde que se presentó el esquema de adecuación del transporte urbano comenzó “un camino de escucha que fue muy productivo y que lo vamos a continuar” más allá de que en apenas cinco días se implemente el nuevo sistema. “El 25 no termina nada, se seguirá escuchando”, remarcó.

Desde el inicio de la pandemia, el número de pasajeros cayó a niveles sin precedentes: de transportar 450 mil por día a movilizar alrededor de 100 mil, con una baja en la recaudación del 80% y pérdidas que se estiman por más de 10 millones de pesos diarios.

Cabe recordar que el Ejecutivo Municipal solicitó al Concejo que declarara la emergencia en el transporte. Tras su aprobación, el intendente tiene la potestad de rediseñar el sistema y renegociar los contratos de las empresas para adecuar el servicio a los patrones de movilidad durante y pos pandemia. La emergencia se extiende por dos años, pero terminará en caso de que los pasajeros totales mensuales alcancen el 90% de las personas trasladadas en octubre 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *