Triunfazo de Central en el Monumental, le ganó a River rompiendo una racha de 22 años sin victorias.

El canalla llegaba al estadio de Núñez con el empujón anímico de la goleada frente a Godoy Cruz y con la precauciones del caso porque enfrente estaba uno de los mejores -acaso el mejor- equipo de la Argentina, dirigido por Marcelo Gallardo y finalista de la Copa Libertadores de América.

El partido para Central pintaba a priori cuesta arriba, de difícil diagnostico por la diferencia de rendimientos que exhibían ambos equipos en la actualidad, lo que tenia el rotulo de imposible, no fue tal en el desarrollo, el canalla jugó un partido inteligente que lo llevó a consumar una victoria histórica en el Monumental y de paso para reafirmar su levantada en el torneo.

Central cimentó el triunfo en un estricto orden del equipo, en la solidaridad de los jugadores dentro de la cancha solidaridad y también en el fútbol que desarrollo en el estadio millonario para dar cuenta de River para ganarle con la autoridad que pocos equipos han mostrado en el difícil reducto de Núñez.

El equipo de Cocca ganó un partidazo, tres puntos vitales para vtomar oxigeno en la difícil tabla de los promedios cosechados y que sobretodo son de un invalorable valor anímico para esperar con renovados brios y con nueva confianza lo que viene.

Cocca armó un dispositivo de juego a la medida de la importancia del rival, con Barbieri como una bandera defensiva que evacuó todos los ataques del contrario, con el incansable ida y vuelta de Gamba y Rius, con un trabajo prolijo en la contención y principalmente, con una convicción colectiva que no se agotó nunca.

River tuvo que apelar a toda su artillería para tratar de escaparle a la derrota que nunca imaginó. Pero el fútbol tiene en su esencia que nada se gana ni se pierde en la previa, porque lo impensado es la usina de la magia que tiene este deporte. Y por ello el equipo de Gallardo sucumbió ante Central.

El partido comenzó con un River volcado en ataque, jugando en territorio canalla, y lateralizando para generar los espacios. A los 3′ llegó la primera jugada de riesgo, con un remate de Pinola desde afuera del área que exigió la volada de Ledesma para sacarla al córner.

Los de Gallardo asfixiaban en la salida a Central para recuperar rápido la pelota y desde allí trataban de construir el juego profundo. Pero de a poco los canallas fueron encontrando la forma de articular juego desde sus volantes para romper con la presión y empezar el viaje hacia suelo millonario.

Central después de la presión inicial se acomodo a las circunstancias del partido  y empezó a llegarle a River, sobre el cuarto de hora dispuso de una clara situación de gol tras un centro pasado que encontró a Rius quien habilitó a Barbieri, quien pifió la pelota desde una inmejorable ubicación.

River juntaba los volantes ofensivos con los delanteros, tanto en ataque como en la tarea para retomar el control del balón, y así constituía el riesgo permanente para el arco centralista. Así a los 37′ Palacios metió un pase entre líneas para Suárez, quien de media vuelta remató y la pelota se fue cerca.

Y al ratito una salida impecable de Martínez Cuarta dejó a De la Cruz cara a cara con Ledesma, pero falló en la definición. Pero Central no se resignó al rol de partenaire al que quiso darle River, por eso buscó también el arco de Armani, como lo hizo Riaño en una escapada tras recuperar la pelota en el medio, pero le faltó resto físico para llegar al área y su remate terminó débil en las manos del arquero.

En el complemento Central jugó de River y presionó la salida del millonario obligando al error de Martínez Cuarta quien perdió una pelota en las cercanías de su arco permitiendo a Lucas Gamba encontrarse cara a cara con Armani para definir al gol definió y dejar

Luego del gol Central aumento los recaudos, Barbieri se multiplicaba en defensa, Gamba y Rius seguían exhibiendo una movilidad admirable, los volantes se multiplicaban y hasta Riaño colaboraba intensamente a la hora del repliegue.

River acusó el golpe y se fue adelante buscando el arco de Ledesma pero careció de ideas, como nunca el equipo de Gallardo estuvo impreciso y sin profundidad,  obligado por un Central que lo incomodó como pocas veces se vio a River y a partir de allí fue edificando esta resonante victoria.

Central se llevó del Monumental un triunfazo, por la envergadura del rival, por el contexto adverso y sobretodo por la convicción de respetar un plan de juego que hizo posible dibujarle una enorme sonrisa a los hinchas canallas para generar la esperanza que pelear por cosas importantes todavía es posible.

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Cuarta, Javier Pinola y Milton Casco; Enzo Pérez, Exequiel Palacios e Ignacio Fernández; Nicolás de la Cruz (58′ Juanfer Quinteros); Rafael Borré (67′ Pratto) y Matías Suárez (67′ Scocco). DT: Marcelo Gallardo.

Central: Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Miguel Barbieri, Diego Novaretti y Emanuel Brítez; Emmanuel Ojeda, Fabián Rinaudo y Leonardo Gil (72′ Colazo); Ciro Rius, Claudio Riaño (67′ Ribas) y Lucas Gamba (80′ Pereyra). DT: Diego Cocca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *