¿Truco o trato?: La política santafesina en tiempos de Halloween

“El arte de la guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando es capaz de atacar, ha de aparentar incapacidad; cuando las trampas se mueven, aparentar inactividad”, la política se nutre mucho de las estrategias de Sun Tzu para vencer la voluntad de los opositores sin necesidad de brindarles batalla.

Sergio Alcázar

El gobierno provincial necesita hacer retoques, un cambio de imagen, una especie de lifting político para mostrarse mejor de cara a lo que viene. El número puesto para dejar el cargo en el ejecutivo cuando se efectivice el deseo de Perotti de generar otra impronta a su gestión,  es el ministro de Gobierno Esteban Borgonovo, todos los rumores y los caminos conducen hacia su persona, la coincidencia es total al respecto.

La crítica que sobrevuela los estadios del poder provincial es que el mencionado ministro nunca le ha encontrado la vuelta a darle operatividad a su función. Un área tan neurálgica dentro de la estructura política del estado santafesino, y que representa el estatus de ser “un jefe de gabinete”, alguien encargado de unir piezas dentro del andamiaje del ejecutivo y de propiciar la identidad de los funcionarios con la gestión, el visible “talón de Aquiles” hasta el momento en la administración del rafaelino.

Por estos días Perotti frente a los medios deslizó la intención de generar modificaciones en su gabinete y explotaron los rumores. El gobernador entiende que el equipo elegido para acompañarlo desde su asunción estaba preparado para enfrentar situaciones cotidianas o normales de un mandato, pero la pandemia modificó todos los estándares de gestión, en esa inédita situación da la sensación que muchos funcionarios no dieron “el piné” para las exigencias que este especial momento requiere.

Ante la necesidad de darle una mejor respuesta a los santafesinos, el titular de la Casa Gris se replanteó el actual cuadro de situación. Hay un principio contable que expresa que ·una correcta utilización de los recursos que se cuenta lleva al éxito de toda empresa”, como buen contador Perotti se abraza a esa idea para buscar la eficiencia y la eficacia que necesita para elevar la productividad de las áreas de su gobierno.

Se puede presuponer que en el análisis que realiza el mandatario provincial sobre el presente de su administración ha detectado fallas y errores en distintos sectores, pero no habría grandes cambios, sino una reconversión de funcionarios que serían reubicados en otros lugares para que puedan dar ese salto de calidad que necesita el gobernador para el año electoral que se avecina. Donde cada logro que se consiga “se gritará como un gol”  que permita generar esa reacción positiva en las “tribunas” del electorado santafesino.

Borgonovo, Michlig, Gonnet, Saín, Cantero, Sukerman, etc, son algunos de los integrantes de las listas que deambulan por los medios y que dan forma a una especie de “prode”, donde los periodistas buscan acertar con los dirigentes que serian cambiados. Habrá retoques y no grandes cambios insisten desde la órbita de gobierno, se tratara de mejorar los rendimientos para empezar a obtener mejores resultados, aducen sobre este tema.

Un importante actor de la Iglesia en lo social de la ciudad de Rosario manifestaba a este medio la conformidad que existe en la institución que representa con la labor que lleva adelante el gobierno provincial en el campo de la la tarea social.  “Si bien la iglesia no toma nunca parte de temas de la política, debemos ser justos con la buena predisposición de la actual gestión en lo social, que es totalmente diferente a los gobiernos anteriores. Es nuestro deber desde la iglesia reconocer lo que se esta haciendo bien desde el estado y acompañar todas estas buenas acciones”, reconoció el párroco consultado. En una sociedad santafesina tan cruzada transversalmente por la religión católica, dicha mención adquiere una cabal importancia.   

Del otro lado del mostrador de la política domestica provincial el Frente Progresista ha encontrado en Maximiliano Pullaro un escudero para Miguel Lifschitz. El diputado provincial es el más participativo en la arena política, por eso arengó a los suyos con una frase bien tribunera: “vamos a recuperar el Gobierno en 2023, nos estamos preparando para eso” señaló el dirigente radical, mientras el ingeniero por su parte, espera que se alineen algunos planetas para volver salir “fuerte” a escena.

Pullaro es quien lleva adelante las operaciones políticas y mediáticas por estos tiempos en la búsqueda de limarles las fortalezas al oficialismo y de “paso cañazo” para posicionarse en un lugar expectante para salir a la cancha en caso que Lifschitz desista de su idea primaria de participar en la justa electoral si observa que las condiciones del escenario político no sean convenientes a sus intereses.

¿Reunión secreta? Nadie la confirmó pero tampoco la negó, se dice que Perotti y Lifschitz se juntaron en secreto, entre bambalinas, un encuentro que se llevó a cabo bajo mil cerrojos. Se aventura al respecto que los máximos dirigentes políticos de Santa Fe hablaron de la coyuntura, del  presupuesto 2021,  de las leyes a tratar en el congreso, de la obra pública y de la salud. Lo positivo de haberse llevado adelante dicho encuentro, en medio de tanta grieta instalada entre el Peronismo y el Frente Progresista, es la decisión de ambas partes de tratar de llegar a un punto de concordia política lo cual representa una intención más que saludable..

En Juntos por el Cambio de Santa Fe, la incipiente decisión de Carlos Reutemann de seguir representando a la provincia en el senado nacional le solucionaría un problema a Federico Angelini, quien andaba necesitado de presentar un candidato fuerte en la disputa electoral por las bancas en la cámara alta nacional. La entelequia de sumar a Batistuta se diluyó antes de empezar a cobrar fuerza. Reutemann es un candidato “con voto” reconocen en el círculo político del presidente del PRO santafesino, aunque su inexistente actividad parlamentaria y su desgastada figura le jugarían en contra al momento que las “urnas”, nuevamente, den su veredicto.

En esta parte del mundo se conmemora tímidamente el día de “Halloween” un antiguo festival pagano convertido en tradición centenaria donde se mezclan el encanto de los embrujos, calabazas y caramelos con el pedido por “truco o trato” o “dulce o travesura”. Sin disfraces la política santafesina continua entregando sus señales, con el oficialismo y la oposición buscando su lugar en el mundo, ese que les permita llegar de la mejor manera al comienzo de la campaña, donde estarán obligados a seducir a los votantes – con hechos o con promesas – mirando de reojo a la pandemia, ese invitado no esperado que hará un poco más difícil todo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *