Un estudio de la OIT en la Argentina relevó un mapa del trabajo infantil en el país.

Un estudio de la Oficina de País para la Argentina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del Ministerio de Producción y Trabajo y de la Cepal, sobre 511 departamentos nacionales, relevó y confeccionó “un mapa del trabajo infantil en el país”, luego de analizar la situación de todas las provincias, informó el organismo laboral.

El trabajo elaboró un modelo que posibilita la identificación del riesgo del trabajo infantil a escala departamental, y fue realizado junto con Trabajo y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en el contexto de la “Iniciativa Regional América Latina y el Caribe libre de Trabajo Infantil”, indicaron los funcionarios del organismo.

Se trata del Modelo de Identificación del Riesgo de Trabajo Infantil (Mirti), un estudio sobre 511 departamentos de todo el país, que reveló un riesgo promedio del 6,54 % y reconoció a la escolarización como un factor de protección destacado.

Como resultado del análisis y sinergia de datos, se confeccionaron 26 documentos -uno por provincia, más la Ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires y otro a escala nacional- con información sobre la probabilidad de trabajo infantil en cada zona.

Cada ficha presenta un mapa descriptivo que identifica los departamentos con mayor probabilidad de trabajo infantil, lo que permite avanzar en un diagnóstico a escala departamental sobre la incidencia de los factores asociados a ese riesgo.

“Este insumo es una herramienta concreta para saber dónde es posible actuar y mejorar a través de políticas públicas aplicadas”, afirmó Graciela Guzmán, secretaria de Promoción, Protección y Cambio Tecnológico de Trabajo, en tanto el director de la Oficina de la OIT, Pedro Furtado de Oliveira, expresó que “la trayectoria aplicada a la importancia de preservar a niños y adolescentes de ese flagelo demuestra el compromiso constante para hallar nuevas alianzas, reafirmar proyectos y estudios y consolidar políticas públicas”.

Gustavo Ponce, punto focal del trabajo infantil de la organización en el país, dijo que “los datos diagnostican a escala departamental el comportamiento de algunas dimensiones asociadas a ese riesgo y orientan las acciones multisectoriales para prevenir y erradicar”.

También explicó que los territorios con riesgo elevado de trabajo infantil y adolescente “se caracterizan por un mayor porcentaje de población rural”, según el documento.

A comienzos de año la OIT Argentina lanzó “Offside: ¡marcando la cancha!”, un proyecto para combatir el trabajo infantil en el sector agropecuario, en el que participan más de 20 instituciones, incluyendo los gobiernos de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza.

Entre los 511 departamentos analizados, existe un riesgo promedio para la Argentina del 6,54 % y uno de cada diez, es decir 51 departamentos, tienen el 8,8 %.

El riesgo de trabajo infantil y adolescente es creciente con la edad de menores y adolescentes; mayor en los varones y aumenta para el primer grupo en hogares cuyo jefe es asalariado no registrado o trabajador no asalariado en zonas urbanas.

El informe también señala que el nivel de escolaridad del jefe del hogar, la asistencia a la escuela y la cobertura de la salud son los principales factores de protección.

Fuente: Agencia Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *