Un estudio evidencia que perder grasa en la lengua mejora la apnea obstructiva del sueño.

Investigadores de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania han descubierto que las mejoras en los síntomas de la apnea obstructiva del sueño parecen estar relacionadas con la reducción de grasa en la lengua.

Utilizando imágenes de resonancia magnética (IRM) para medir el efecto de la pérdida de peso en la vía aérea superior en pacientes obesos, los investigadores han observado que reducir la grasa de la lengua es un factor primario para disminuir la gravedad de la apnea del sueño.

“La mayoría de los médicos, e incluso los expertos en el mundo de la apnea del sueño, no se han centrado típicamente en la grasa en la lengua para tratar la apnea del sueño. Ahora que sabemos que la grasa de la lengua es un factor de riesgo y que la apnea del sueño mejora cuando se reduce la grasa en este lugar, por lo que hemos establecido un objetivo terapéutico único que nunca antes habíamos tenido”, han dicho los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en el ‘Journal of Respiratory and Critical Care Medicine’.

Unos 22 millones de estadounidenses sufren de apnea del sueño, una condición de salud grave en la que la respiración se detiene y comienza repetidamente, lo que hace que los pacientes se despierten al azar durante sus ciclos de sueño. La afección, que generalmente se caracteriza por ronquidos fuertes, puede aumentar el riesgo de presión arterial alta y accidente cerebrovascular.

Si bien la obesidad es el principal factor de riesgo para desarrollar apnea del sueño, existen otras causas, como tener amígdalas grandes o una mandíbula hundida. Los estudios sugieren que las máquinas CPAP mejoran la apnea del sueño en aproximadamente el 75 por ciento de los pacientes, pero para el otro 25 por ciento no funcionan y las terapias alternativas son más complicadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *