Una emprendedora rosarina llega a todo el país con sus diseños

Claudia dejó su su profesión para dedicarse a su pasión: el diseño de indumentaria. Hace una década marca el ritmo de la moda rosarina.

Claudia Gazzola es una emprendedora rosarina. Hace unos 10 años decidió cambiar el rumbo de su vida cuando se apartó de su carrera como técnica en óptica para abrir un local de ropa. Las cosas no serían fáciles en el comienzo, fue víctima de un robo y perdió todo el capital que tenía invertido. Pero decidió seguir adelante y apuntar a más. #EQCMujer dialogó con ella para conocer sobre Clodet Prendas de Mujer, su línea de ropa con diseños propios.

«Mi carrera a mí me encanta, pero llegó un momento en el que dije: ‘Me quiero dedicar a otra cosa’», contó para empezar. Entonces, decidió comenzar con su local de venta de indumentaria. «En ese momento no diseñaba, pero tuve la mala suerte que me entraron a robar y me desvalijaron por completo», recordó.

El traspié le afectó mucho: «Me desesperé, me deprimí, porque me habían robado todo el capital». Sin embargo, su camino recién empezaba: «De a poco, porque mis amigas me decían que tenía que probar diseñar, porque tenía buen gusto, empecé a viajar a Buenos Aires y averiguar sobre telas y confección». «Empecé a conseguir modistas acá en Rosario y la ropa gustó. Al principio le vendía a mis amigas. Después iba con un bolsito a Tribunales, la Municipalidad y demás», contó sobre aquel comienzo.

«Ahora tengo un showroom en Echesortu. Este año van a hacer 10 años desde que empecé con local, y unos seis desde que diseño», destacó. Clodet es una marca registrada y es enteramente rosarina: «La fabricación la hago toda en Rosario. Con mis modistas somos un equipo. No trabajo con talleres, le doy trabajo a modistas particulares. Los materiales compro bastante en Rosario y algunas cosas traigo de Buenos Aires».

En cuanto a sus productos, señaló: «Yo los diseños que hago no los repito. Trato de hacer de un estampado pocas cantidades, para que no estemos todas con lo mismo». Y también, aclaró: «Además, me manejo con talles reales».

La pandemia no fue una situación fácil en el rubro, pero con esfuerzo Claudia sigue adelante; modificó su colección, ya que tuvo que omitir toda la ropa de noche, y se volcó a la confección de barbijos para mantenerse activa. «Se me convirtió en mucha venta mayorista», reveló. A lo que añadió: «Hay muchas cosas importadas que no entran, entonces buscan diseñadoras locales».

En base al trabajo de su creadora, Clodet ha ido ganando terreno en distintos puntos del país. Con el correr de los años, se expandió y llega desde Jujuy hasta Tierra del Fuego. «Me empezaron a escribir chicas de otras partes del país para pedirme ropa para sus locales por redes sociales», manifestó.

Por último, se refirió a lo que significa Clodet en su vida: «Para mí, mi marca es todo. Dejo la vida en esto». «La primera vez que vi mi ropa en una vidriera me largué a llorar. Me da una satisfacción enorme», resumió.

Fuente: Con La Gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *