Varados en Panamá/Luana: “Ojalá que esto nos sirva para aprender a ser más solidarios con el otro”

Tomás Dvoretzky

Luana vive en Buenos Aires,  es bailarina y docente, fue una de los 400 pasajeros argentinos que estuvieron varados en Panamá y nos cuenta su experiencia de estar lejos del país en épocas de coronavirus, con el temor que implica haber estado expuesta a los riesgos del contagio.  

¿Dónde están haciendo la cuarentena en la Argentina?

La estamos haciendo en el Cenard

 ¿Cuántos días estuviste varada en Panamá?

Yo llegue más o menos el sábado a las 19 hs y me fui el lunes a las 2 am. así que estuve alrededor de treinta horas ahí, hubo gente que llegó antes que yo y otra que llego después.

En Panamá, ¿Les realizaron el protocolo del coronavirus a los 400 argentinos que estuvieron en el aeropuerto?

Lo que hicieron fue tomarnos la fiebre, antes de subir al avión y antes de  desembarcar en Buenos Aires, a todos, uno por uno, les realizaron el control.

¿Tuviste miedo de estar muchos días más en el aeropuerto por los riesgos del contagio?

Al principio si, porque no teníamos respuestas concretas, la gente se ponía como loca, las primeras horas desde que anunciaron la cancelación del vuelo no fueron fáciles, y sabíamos que al aeropuerto lo iban a cerrar desde el lunes.

Pasamos la noche en el aeropuerto esperando a que nos dijeran lo que iban a hacer con todos nosotros, nos trataron bien, nos dieron comida, bebida, barbijos, guantes y pusieron alcohol en gel a nuestra disposición.

Creo que el mayor miedo era la incertidumbre de no saber lo que iba a pasar, del aeropuerto no podíamos salir así que lo más lógico era que alguna solución nos iban a dar, pero todo eran suposiciones, hasta que finalmente nos informaron cómo iba a continuar todo.

¿Cómo es la cuarentena en el Cenard?

Para mi es impecable, obviamente que todos quisiéramos estar tranquilos en casa,  pero esta medida es necesaria. Cualquiera de nosotros podría ser portador del virus, yo prefiero estar acá antes que volver a mi casa y poner en peligro a mi familia.

Nos tratan excelente todo el personal, anoche nos dieron la cena y hoy trajeron cosas esenciales de higiene como  jabón, shampoo, etc. Además una representante del ministerio de Salud se está ocupando de las necesidades personales de cada uno, yo por ejemplo estaba sin cepillo de dientes y me compraron uno, pedí yerba para el mate y hasta eso me trajeron, no podemos quejarnos, además están limpiando constantemente los pisos de hotel con lavandina.

¿Qué les dijo el cónsul argentino cuando estaban afuera del país?

La noche que nos cancelaron el vuelo él se apareció en el aeropuerto, se llama Lucas Ojea el cónsul argentino en Panamá, nos dijo que nos quedemos tranquilos porque de algún modo iban a resolverlo, que no nos iban a dejar tirados en el aeropuerto, eso, a mi, me tranquilizó un poco , porque al menos, vino alguien a dar la cara, se estaban ocupando

¿Qué te dejó esta experiencia, te cambio la perspectiva de las cosas, dicen que no vamos a ser los mismos después de esta pandemia?

Ojalá que esto nos sirva como sociedad, para aprender a ser más solidarios con el otro, mucha gente necesita aprender empatía y nos urge., para mi esto es un antes y un después en la historia, no solo en argentina sino a nivel mundial. Y nos va a cambiar.

Cuando la emergencia sanitaria se termine y se controle el tema de la enfermedad vamos a tener que empezar a preocuparnos por levantar la economía que está situación la está destrozando. “Yo si creo que esto va a cambiar al mundo, social, política y económicamente. A lo mejor después de la crisis el cambio hasta sea positivo, leí un montón de artículos sobre este tema y la gente solo dice pavadas y eso me da bronca, yo estoy agradecida de estar acá”.

Creo igual que es un tema político, no? El que está en desacuerdo con el gobierno de turno se queja de las medidas, pienso que pasa un poco por eso, y a la gente le cuesta alejarse de sus propios ideales políticos y ver lo que es lo mejor para el resto de la población, por eso yo prefiero estar acá, que no nos falta nada,  antes de poner en peligro a mi familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *