Cosas de goleador: Marco Rubén gritó por duplicado para la victoria de Central frente a Banfield

Marco Rubén es un delantero temible, oportuno, letal cuando le das una mínima ventaja, en un partido parejo Central se llevó un buen resultado del sur de la provincia de Buenos Aires. El encuentro arrancó con los equipos apostando al ida y vuelta y tras un córner de Banfield que controló Broun y realizó un mal saque que capturó Álvarez enviando su remate por arriba del travesaño.

Dos minutos más tarde tras un pelotazo largo por el lateral derecho Ávila fue a buscar emparejado por Cruz, pero su mal cálculo hizo que la pelota lo sobrara y el hijo del jardinero pudo cruzar el remate al segundo palo de Broun poniendo al taladro arriba por la mínima. El 1 a 0 acomodó el partido para el local.

El taladro se hizo dueño del trámite y generó las mejores situaciones de riesgo. Lo intentó Dátolo de tiro libre luego Galoppo tuvo una buena oportunidad de palomita y ambas acciones fueron bien conjuradas por Jorge Broun. El mejor andar del local no se plasmaba en mayor diferencia en el marcador.

A los 35′ Emiliano Vecchio jugó para Martínez quién tiró que centro que Rubén cabeceó débil a las manos del arquero local. Un minuto después otro pelotazo largo de Ávila fue cabeceado por Martínez para Gamba por derecha en el área local, pase al medio del ex Unión para que esta vez si Marco Rubén la empujara a la red para decretar el empate. El 1 a 1 devolvía el partido a foja cero.

En el complemento el desarrollo del partido volvía a repetirse. A los 5′ ël arquero Broun salió mal ante un pelotazo largo y tuvo la fortuna de enmendar su error ante la peligrosa llegada de Álvarez. A los 10′ nuevamente inquietó Rubén tras un pelotazo largo de Almada que no alcanzó Gamba y el goleador tocó de zurda pero salvó el portero Altamirano.

A los 16´ Vecchio dejó a su equipo con diez jugadores cuando al recibir el balón en el círculo central y tras la presión de Urzi lo pisó al volante local y recibió la segunda amarilla y se fue antes al vestuario. A los 25´ otra vez Banfield estuvo cerca de señalar el segundo cuando tras un pelotazo largo para el colombiano Cuero terminó en un centro que conectó Cruz y la pelota se fue cerca del segundo palo de Broun.

Un minuto después Galoppo también vio la roja por segunda amarilla dejando el partido 10 contra 10. Sobre los 30´ Gamba avanzó por derecha y su remate, tras un rebote, le cayó a Blanco que la cruzó muy cerca del segundo palo.

Sobre el final del partido el canalla encontró el segundo tras un centro de Marinelli que Marco Rubén de cabeza transformó en el triunfo de Central. No quedó tiempo para nada más, solo para el festejo del equipo del Kily que se llevó a Rosario una victoria trabajosa frente a un rival incomodo que lo complicó en gran parte del encuentro.

Central regreso al camino de triunfo, un resultado que permite mantener en alza las aspiraciones de un equipo que pretende siempre ser protagonista. Esta vez, sin sumar muchos merecimientos, se hizo acreedor de los tres puntos, que valen mucho más cuando la identidad de juego del equipo esta todavía en construcción. Central ganó por la simple premisa de salir a buscar siempre el partido, en un fútbol tan mezquino, eso no es para nada poco..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *